Un evento de moderado coste y con una repercusión millonaria

La edición de MadridFusión de este año (Foto: David Monaguillo)

La marca Ciudad Española de la Gastronomía ha reportado a las cuatro ciudades que la han tenido un importante impacto publicitario y un gran retorno económico con el aumento de turistas y de gasto. Todo con presupuestos cercanos a los 500.000 euros, incluido el canon.

El grupo popular en el Ayuntamiento de Salamanca ha cuestionado el impacto que la declaración como Ciudad Española de la Gastronomía en 2017 puediera tener para la capital. En una nota de prensa, asegura que Ayuntamiento y Asociación de Empresarios de Hostelería, bajo su anterior directiva, valoraron presentarse en 2012 a la primera convocatoria de Capital de la Gastronomía y apostaron finalmente por impulsar otras iniciativas y no esta.

 

Sin embargo, las cifras hablan de un impacto económico y de imagen nada desdeñable. Para empezar, la concesión de esta capitalidad implica el pago de un canon a los promotores, que es la federación de asociaciones de empresarios de hostelería, la nacional de la homónima en Salamanca. Cáceres, ciudad que ostenta y ejerce el título este 2015, pagó 151.250 euros. Sin embargo, se cubrieron rápidamente con las aportaciones del Gobierno de Extremadura, más de medio millón de euros, Diputación Provincial (65.000 euros), Ayuntamiento de Cáceres (40.000) y Consorcio Ciudad Histórica (15.000). El PSOE pretende que el Ayuntamiento de Salamanca busque también apoyos económicos, con lo que el canon que se paga no debiera ser un obstáculo.

 

Con estos costes e ingresos, las cuatro ciudades que han explotado el título desde 2012 (Logroño en 2012, Burgos en 2013, Vitoria en 2014 y Cáceres este 2015) han logrado un importante impacto de imagen y económico. Logroño logró un retorno económico de casi 4,3 millones de euros, según la Federación Española de Hostelería (FEHR) y la Federación Española de Periodistas y Escritores de Turismo (FEPET), los dos organismos responsables de conceder este título. En Burgos, la anterior ciudad que la ha tenido en Castilla y León, se calcularon un gasto de turistas de 3,6 millones de euros y un impacto en medios de comunicación de 13 millones de euros. En Vitoria se cuantificó el impacto de la imagen en medios en más de 5 millones de euros y un aumento del número de turistas del 9%.

 

Actualmente, las iniciativas relacionadas con la gastronomía permiten llevar 16 restaurantes a Madrid Fusión, además de participar en un cóctel-cata para 300 personas y difundir las marcas de calidad ante los 8.000 asistentes al evento, 750 de ellos periodistas especializados. Las cifras que han alcanzado las ciudades designadas capitales gastronómicas son, con los datos sobre la mesa, de otra dimensión.

 

En próximas fechas, según se comprometió en las pasadas elecciones, el Gobierno Municipal presentará un nuevo proyecto que impulsará una vez más a Salamanca como destino gastronómico, incorporando en esta ocasión la provincia de Salamanca. Un anuncio que hizo con el presidente de la Diputación en campaña.