Un euro por hora, 7 euros por quitar una multa, 72 por la tarjeta... por qué aparcar en Salamanca sigue siendo prohibitivo

Parquímetro del estacionamiento regulado de Salamanca. Foto: F. Oliva

Aparcar en la calle sigue siendo en Salamanca más caro que en ninguna otra capital de Castilla y León. Estas son las 'tarifas' a las que se enfrentan cada día los conductores.

Aparcar en Salamanca no es sólo, y en muchas ocasiones, un ejercicio de paciencia e incluso de suerte, sino también una 'inversión' económica considerable si lo tenemos que hacer conforme al estacionamiento regulado, la conocida como zona azul que obliga a pagar por estacionar en función de un régimen de tiempos máximos, líneas azules y verdes y horarios. Eso es algo a lo que se enfrentan cada día miles de conductores no sólo en el centro, sino cada vez más en los barrios, y que tiene un coste importante. De hecho, en ninguna capital de Castilla y León se paga tanto.

 

Así se desprende de un estudio de la OCU que analiza el coste de la zona azul en 52 capitales de provincia. Según el informe, Salamanca es la ciudad más cara para el estacionamiento regulado de toda Castilla y León y sólo una docena de capitales de todo el país tienen tarifas más caras, entre las que se encuentran Madrid, Barcelona, Bilbao, San Sebastián o Valencia.

 

El estudio se apoya en las distintas tarifas para aparcar en dos supuestos, durante 30 minutos y durante 120 minutos; y en el coste del aparcamiento para residentes. Según las cifras que maneja la OCU, el tiquet de la ORA cuesta en Salamanca 0,40 euros para los primeros 30 minutos ya sea zona verde o azul: es más caro que en todas las capitales regionales, salvo Burgos, con la que empata.

 

Aparcar dos horas cuesta entre 1,85 y 2 euros, la tarifa más alta salvo en el caso de Valladolid, que tiene una opción 'barata' de 1,30 euros y una 'cara' de 2,65 euros. Sin contar este caso, la tarifa salmantina está muy por encima de lo habitual en el resto de capitales de provincia: en el resto cuesta entre 0,60 euros y 1,40 euros.

 

 

A ello hay que añadir el coste de la tarjeta de residente. Este 2016 se ha rebajado la tarifa a la mitad, pero ni por esas deja de ser cara. El coste del resto de capitales castellanas se mueve entre 24 y 50 euros al año, mientras Salamanca cuesta 72 que, eso sí, son mucho menos que los 145 euros/año que se pagaban hasta ahora. Zamora (86,40 euros) y Soria (74,67) pagan más.

 

 

OTRAS TARIFAS

 

La zona azul salmantina también tiene otras peculiaridades. El mínimo que hay que meter en la máquina para estacionar es de 0,25 euros que dan para 18 minutos; el resto de capitales, según sus ordenanzas, permiten meter 0,15 o menos para empezar, lo que permite pagos más bajos para estacionamientos cortos. El PSOE ya ha propuesto que baje a 0,05 euros.

 

También es cara la opción de anular una denuncia. Cuando nos multan porque nos hemos pasado de la hora límite por la que hemos pagado, y siempre que no se superen las dos horas de exceso, es posible sacar un tiquet de anulación de denuncia. El previsto en Salamanca cuesta 7 euros y está entre los más caros: suelen oscilar entre los 1,6 euros y los 20 que se pagan en Bilbao.