Un estudio afirma que el fin de la Humanidad "está cerca"

"El estudio muestra sin ninguna duda significativa que estamos entrando en la sexta gran extinción masiva", afirma Paul Ehrlich, profesor de Estudios de Población en Biología.

La Tierra está entrando en una extinción masiva que amenaza la existencia de la humanidad, según las conclusiones de un nuevo estudio realizado por un grupo de científicos. Entre ellos se encuentra Paul Ehrlich, profesor de Estudios de Población en Biología y miembro senior del Instituto Woods para el Medio Ambiente de Stanford, en Estados Unidos.

 

Ehrlich y sus coautores exigen una acción rápida para conservar las especies amenazadas, las poblaciones y el hábitat, pero advierten de que la ventana de oportunidad se está cerrando rápidamente. "[El estudio] muestra sin ninguna duda significativa que estamos entrando en la sexta gran extinción masiva", afirma Ehrlich.

 

Aunque más conocido por sus trabajos sobre la población humana, Ehrlich ha realizado una amplia labor sobre las extinciones que se remontan a 1981 en su libro, 'Extinción: Las causas y consecuencias de la desaparición de especies'.

 

Él ha centrado su trabajo en la coevolución, por motivos raciales, de género y la justicia económica y el invierno nuclear con la cuestión de las poblaciones de vida silvestre y la pérdida de especies. Hay un acuerdo general entre los científicos de que las tasas de extinción han alcanzado niveles sin precedentes desde que los dinosaurios se extinguieron hace 66 millones de años.

 

Sin embargo, algunos expertos han cuestionado la teoría, creyendo que las estimaciones anteriores descansaban en supuestos que sobreestimaron la crisis. El nuevo estudio, publicado en la revista 'Science Advances', muestra que incluso con estimaciones muy conservadoras, las especies están desapareciendo hasta cerca de cien veces más rápido que la velocidad normal entre las extinciones en masa, conocida como la tasa de fondo. "Si se permite que continúe, la vida tardaría muchos millones de años en recuperarse, y nuestras propia especie probablemente desaparecería pronto", afirma el autor principal, Gerardo Ceballos, de la Universidad Autónoma de México.

 

Utilizando registros fósiles y recuentos de extinción de una serie de registros, los investigadores compararon una estimación muy conservadora de las extinciones actuales con una estimación de la tasa de fondo dos veces mayor que la ampliamente utilizada en los análisis anteriores. Centrándose en los vertebrados, el grupo para el que existen datos modernos y fósiles más confiables, los científicos se preguntaron si incluso las estimaciones más bajas de la diferencia entre las tasas de fondo y de extinción contemporáneas todavía justifican la conclusión de que las personas están precipitando "un espasmo mundial de pérdida de biodiversidad".

 

La respuesta fue un sí definitivo. "Insistimos en que nuestros cálculos muy probablemente subestiman la gravedad de la crisis de extinción, ya que nuestro objetivo era colocar un realista límite inferior en el impacto de la humanidad sobre la biodiversidad", escriben los investigadores. Una población humana creciendo en número, el consumo per cápita y la desigualdad económica han alterado o destruido los hábitats naturales.

 

La larga lista de impactos incluye el desmantelamiento de tierras para la agricultura, la explotación forestal y el asentamiento; la introducción de especies invasoras, las emisiones de carbono que impulsan el cambio climático y la acidificación de los océanos, así como las toxinas que alteran y envenenan los ecosistemas.

 

Ahora, el fantasma de la extinción se cierne sobre alrededor del 41 por ciento de todas las especies de anfibios y el 26 por ciento de todos los mamíferos, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, que mantiene una lista oficial de especies amenazadas y extintas."Hay ejemplos de especies de todo el mundo que son esencialmente muertos vivientes", afirma Ehrlich.

 

A medida que las especies desaparecen, también lo hacen los servicios de los ecosistemas cruciales, tales como "la polinización de los cultivos y los humedales" abejas de purificación de agua. Al ritmo actual de pérdida de especies, la gente perderá muchos beneficios de la biodiversidad dentro de tres generaciones, los autores del estudio escriben."Estamos cortar la rama que estamos sentados sobre", dijo Ehrlich.

 

A pesar del sombrío panorama, hay un mecanismo útil, según Ehrlich y sus colegas."Evitar una sexta extinción masiva real requerirá rápidos esfuerzos, en gran medida intensificados para conservar las especies ya amenazadas, y para aliviar las presiones sobre sus poblaciones, en particular la pérdida de hábitat, la sobreexplotación con fines económicos y el cambio climático", aconsejan los autores del estudio.