Un equipo Tedax, incluido en el dispositivo de seguridad de la Nochevieja Universitaria

La Plaza Mayor de Salamanca podrá albergar un máximo de 22.000 personas. Se dispondrá de un equipo Especialista en Desactivación de Artefactos Explosivos, habrá controles exhaustivos y se prohibirá beber en la calle.

La Policía Local de Salamanca desplegará desde el jueves 10 de diciembre, durante todo el día, hasta la madrugada del viernes, día 11, con motivo de la celebración de la Nochevieja Universitaria, un amplio operativo de seguridad, y vigilancia en la ciudad, que incidirá especialmente en la Vaguada de la Palma y la Plaza Mayor, los dos lugares en los que se desarrollarán los eventos más importantes de  esta celebración. El dispositivo incluirá, según han comunicado las propias autoridades locales, un equipo Tedax (Técnico Especialista en Desactivación de Artefactos Explosivos). Se desconoce el motivo de su inclusión en el operativo, y parece difícil asociarlo con el 'bulo' que circuló hace un par de semanas por las redes sociales acerca de un posible atentado terrorista en Salamanca, asociado a los recientes sucesos en París, pero lo cierto es que es la primera vez que se habilita tal equipo en un evento como la Nochevieja Universitaria.

 

Prácticamente en todos los accesos a estos dos recintos se realizarán controles intensivos de seguridad, con el fin de detectar cualquier objeto peligroso. Además, en cuanto al tráfico rodado, en el interior y el entorno de la primera vía de ronda se efectuarán controles preventivos de alcoholemia y drogas a los conductores.

    

Por lo tanto, en todos los accesos a la Vaguada de la Palma y la Plaza Mayor y en sus corredores peatonales, se llevarán a cabo las inspecciones policiales precisas para evitar la introducción de todo tipo de objetos susceptibles de ser utilizados contra las personas o los bienes. Tampoco podrán introducirse envases de vidrio, botellas y elementos similares, manteniéndose vigente la prohibición de beber alcohol en la vía pública.

    

La Policía Local reforzará la vigilancia para proteger la seguridad pública y evitar, al mismo tiempo, el consumo indiscriminado de alcohol. Como en años anteriores, se trata de garantizar que un acto multitudinario como la celebración anticipada del año viejo -en la que se prevé la participación de miles de jóvenes, en su mayoría universitarios- discurra en un ambiente festivo pero con las máximas garantías de tranquilidad, los mínimos riesgos y sin incidentes.

 

PLAZA MAYOR: REQUISA EXHAUSTIVA, EQUIPO TÉDAX Y CONTROLES DE ACCESO

 

Todas estas medidas preventivas y de seguridad regirán también para los controles de entrada a la Plaza Mayor, que serán efectivos desde las 18 horas, permaneciendo abiertos al tránsito de personas todos sus accesos peatonales tras los preceptivos registros individuales.

    

Al igual que el año pasado, se habilitarán las correspondientes salidas de emergencia y evacuación, debidamente señalizadas sobre los arcos, con cartelones de dos metros de ancho por uno de alto con la indicación “exit-salida”. A la Plaza Mayor podrá acceder un máximo de 22.000 personas, aunque los agentes podrían interrumpir en cualquier momento la entrada al recinto por razones de seguridad aunque no se hubiera completado ese número máximo establecido, o por cualquier otro motivo que pusiera en peligro la integridad de las personas y los bienes.

    

La Policía Local controlará directamente, por tanto, todos los espacios de accesos a la Plaza Mayor y su entorno, estableciendo un dispositivo especial a tal efecto. Los controles se ubicarán en todas las entradas y en sus inmediaciones, y en ellos participarán las Unidades Caninas, integradas por perros adiestrados a cargo de sus respectivos guías policiales.

    

Además, un grupo de agentes locales se situará en las balconadas del ágora para obtener en todo momento una visión global y precisa del número de participantes en el evento y evitar posibles avalanchas y riesgos similares. 

Noticias relacionadas