Un enorme iceberg cumple quince años a flote en la Antártida

Iceberg

En marzo se han cumplido quince años de que el iceberg gigante b-15 se mantiene a flote alrededor de la Antártida, al menos lo que queda del enorme pedazo de hielo.

  

B-15 se desprendió de la plataforma de hielo Ross a finales de marzo de 2000. Se trata de uno de los más grandes icebergs jamás observados, que mide unos 270 kilómetros de largo y 40 kilómetros de ancho, casi tan grande como el Estado de Connecticut o la provincia de Burgos.

 

Quince años después, el Centro Nacional del Hielo de Estados Unidos informa que ocho fragmentos subsisten del bloque original. Los icebergs o sus fragmentos deben medir por lo menos 19 kilómetros (12 de largo con el fin de ser nombrados y recibir seguimiento por parte del centro. De acuerdo con el informe semanal del NIC del 3 de abril de 2015, el fragmento más grande era B-15T, que mide 52 kilómetros de largo y 13 kilómetros de ancho.

 

El Operative Land Imager (OLI) en el Landsat 8 tomó esta imagen de color natural de B-15T, el 14 de enero. El iceberg se encuentra en medio del hielo marino de la costa de Princesa Astrid, justo al este de su posición en la foto en una imagen adquirida el 5 de abril por el Moderate Resolution Imaging Spectroradiometer (MODIS) a bordo del satélite Terra de la NASA.

 

Muchos icebergs quedan atrapados en las corrientes que circundan la Antártida y luego, eventualmente giran hacia el norte y se rompen. Sin embargo, los icebergs que se quedan atrapados en las aguas costeras frías pueden persistir durante décadas.