Un duelo por el título que se veía venir... aunque Girona sufrió más que Avenida

Silvia Domínguez frente a Noe Jordana, uno de los duelos de la final (Foto: Teresa Sánchez)

Perfumerías Avenida acabó primera la Liga regular con un único partido pérdido, Girona fue cuarto con hasta nueve derrotas pero a la final llegan con números tan parejos que permiten augurar una auténtica batalla. 

Eran los favoritos para estar en la final de la Liga cuando esta empezó y ambos han cumplido. Perfumerías Avenida y Spar Citylift Girona jugaron el primer encuentro de esta campaña 2015-2016 -La Supercopa-, y son los que cara a cara echarán el telón después de una larga temporada en la que han cumplido sus expectativas hasta ahora, con más regularidad el equipo salmantino. 

 

El año es largo pero a la hora de la verdad ambos equipos han accedido a la final superando sendos cambios en sus banquillos en plena temporada, un constante movimiento en el seno de sus plantillas y tras apear en semifinales al campeón de Copa, el CB Conquero, y a uno de los equipos revelación, sin duda, el Mann Filter-Stadium.

 

El año pasado Girona ganó en Würzburg en el primer partido de la serie seguramente porque físicamente llegó mucho mejor. Esta temporada ambos equipos han disputado la Euroliga por lo que el número de partidos en las piernas de las jugadoras es similar. Quizás ese paso por Europa sí se notó en el devenir liguero del equipo gerundense que ha tropezado más que un Avenida que solo cedió un encuentro, y en el mes de agosto pasado. 

 

La prueba de que el nivel es similar, este o no esté Ibekwe (ella no estaba cuando se jugaba Euroliga y Girona dio la cara) son los números del play off semifinal, casi clavados. Avenida deberá tener especial atención en el rebote ofensivo, donde el equipo gerundense trabaja bien con Coulibaly y Spanou.

 

Con ataques capaces de superar o estar muy cerca del 50 por ciento de acierto tanto en lanzamientos de dos como de tres, el trabajo defensivo y la intensidad que se consiga aplicar será clave. Los números ahí quedan para analizarlos pero más allá de ellos está aquello que no se ve, como la defensa, pero también lo que significa llevar el control del partido y ahí está el que seguramente sea el duelo de la final. Noemí Jordana, con el apoyo de Givens o Lucas, frente Silvia Domínguez, con María Asurmendi como perfecta escudera. 

 

Noticias relacionadas