Un descuido de la familia, causa de la muerte de una niña de 21 meses ahogada en una piscina

Imagen de archivo

En el momento en el que la niña accedió a la piscina no se encontraba cerca ninguno de los adultos.

La niña de 21 meses que ha fallecido en el Hospital Materno-Infantil de Badajoz esta madrugada tras sufrir un ahogamiento en Talayuela (Cáceres) accedió a la piscina portátil, de 1,5 metros de profundidad y 3 de diámetro, por unas escaleras metálicas tras un descuido de los adultos que se encontraban en la casa particular donde ha tenido lugar el suceso.

  

Según ha informado el portavoz de la Guardia Civil de Cáceres, Francisco Morcillo, en el momento de los hechos que ocurrieron hacia las 19.45 horas de este pasado lunes, se encontraban en el domicilio familiar varios adultos y niños, pero en el momento en el que la niña accedió a la piscina no se encontraba cerca ninguno de los adultos.

  

La niña, cuyo padre tiene la doble nacionalidad española y marroquí, fue hallada flotando en la piscina donde permaneció "unos pocos minutos" hasta que los familiares se dieron cuenta del accidente, según ha indicado Morcillo, quien ha explicado en rueda de prensa que fue trasladada al centro de salud de la localidad cacereña en parada cardiorrespiratoria.

  

Los servicios médicos, después de 45 minutos, consiguieron que el corazón volviera a latir pero la niña no recuperó la conciencia por lo que fue trasladada al Hospital Materno Infantil de Badajoz donde ha fallecido alrededor de las 5.00 horas de este martes.

  

Durante este 14 de julio se le ha practicado la autopsia y el cuerpo será trasladado a la localidad de Talayuela donde se oficiará el funeral. Como suele ser habitual en estos casos, la Guardia Civil ha abierto una investigación para determinar las circunstancias de la muerte de la niña pero todo indica que se trata de un fatal accidente.