Un decreto paraliza las obras de abastecimiento de la zona Yeltes

Problema. La empresa incumple un acuerdo establecido con técnicos de la Junta y el Ayuntamiento para no emplear maquinaria pesada. Mancomunidad. No supondrá ningún problema de abastecimiento
Miguel Corral

Después de que empleados municipales y el concejal de Obras, Francisco Rodríguez, comprobaran ayer la maquinaria empleada en las obras de abastecimiento de la zona Yeltes desde la red de Cabeza de Horno, el alcalde de Vitigudino, Julio Santiago, dictaminaba un decreto de Alcaldía por el que instaba a la empresa que ejecuta estos trabajos a su paralización inmediata.

La decisión del regidor viene después de que el pasado martes se advirtiera a la empresa de ejecutar los trabajos de acuerdo a las condiciones expuestas en la reunión que semanas atrás mantenían técnicos de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, entidad que promueve el proyecto, la empresa adjudicataria de las obras y responsables del Ayuntamiento de Vitigudino, y en la que se estudiaron posibles alternativas del trazado de la red que evitaran el paso por el casco urbano del municipio.

Las condiciones pactadas en esa reunión e impuestas por el Ayuntamiento, hacían referencia a la utilización de maquinaria ligera, como una máquina radial, para perforar la zanja por donde discurrirá la nueva red. Dado que el concejal del Obras y empleados municipales comprobaban ayer que se incumplía este acuerdo, Rodríguez instó de manera verbal al encargado de la empresa a la paralización de las obras una vez que se comprobó que la maquinaria solicitada por el Ayuntamiento se encontraba disponible en Salamanca, desmintiendo las afirmaciones con las que la empresa trataba de justificar el empleo de maquinaria pesada.

Por su parte, el decreto dictado por la Alcaldía será entregado hoy a la empresa para hacer oficial la decisión. Sobre esta medida, el primer edil señaló que “el procedimiento de apertura de la zanja no se ajusta a lo acordado con una máquina radial, y se está utilizando un martillo percutor con las consecuencias que esto pueda acarrear”. Al mismo tiempo, el alcalde quiso precisar que “lo único que pido es que se respeten los términos del acuerdo, porque no es poco que soportemos las molestias”.

En cuanto a las quejas que los vecinos pudieran haber trasladado al Ayuntamiento por estas obras, el regidor aseguró que “aquí no ha llegado ninguna queja, y aunque sabemos que todas las obras provocan molestias, a veces son inevitables”.

Respeto a la decisión
En cuanto a las consecuencias que en los plazos de ejecución pudiera suponer esta paralización, Santiago añadió que “no pretendemos perjudicar a nadie, sino evitar perjuicios posteriores, lo que nos gustaría es que se ejecuten con la mayor premura y con sensatez”.

Por su parte el alcalde de Villavieja, Salvador Rodríguez, aseguró respetar plenamente la decisión de Santiago. “Como alcalde, debe mirar por los intereses de sus vecinos, y es comprensible su postura”, a la vez que negó cualquier repercusión negativa en los pueblos mancomunados. “Ni Villavieja ni la mancomunidad tenemos problemas de abastecimiento, lo único será el retraso de la obras, nada más”.

Ante la imposibilidad de un reformado del proyecto, el Ayuntamiento accedió el lunes a no demorar el inicio de estas actuaciones presupuestadas en 4,3 millones de euros, y que tratan de abastecer a las poblaciones de Yecla de Yeltes, Villares de Yeltes, Pozos de Hinojo, Moronta, Bogajo, Fuenteliante y Villavieja de Yeltes, desde 2009 constituidos en mancomunidad para esta finalidad exclusivamente.