Un curso tranquilo con la única incertidumbre del Bachillerato de la LOMCE

La Junta espera normalidad en las aulas, aunque admite incertidumbre porque los alumnos que empiezan Bachillerato no saben todavía cómo se les va a evaluar. Menos matriculados en los ciclos iniciales y 106 alumnos más, la mayor, de FP.

El delegado de la Junta, Bienvenido Mena, ha visitado esta mañana el colegio de La Asunción para estrenar un curso que espera sea tranquilo y con la normalidad como nota dominante, aunque arranca con una incertidumbre: cómo será el Bachillerato que les espera a los que este año cursan primero.

 

Cerca de 27.000 alumnos de los 50.000 que este año están matriculados en el sistema escolar público han arrancado las clases esta mañana, sin incidencias reseñables según el director provincial de Educación, Jesús Laborda. "Será un curso tranquilo con una apuesta por la calidad en la enseñanza", ha dicho Mena.

 

Lo que hay es menos alumnos en los ciclos iniciales: la previsión es de 106 alumnos más, pero en Infantil, Primaria y ESO habrá algunos menos. El aumento se concentra en la FP, 70 más, donde las cifras son muy variables: cambian mucho entre los que solicitan y los que luego cursan los estudios.

 

Sin embargo, hay un punto de incertidumbre por la entrada en vigor de las nuevas enseñanzas amparadas por la LOMCE. Este curso la estrenan los alumnos de segundo, cuarto y sexto de Primaria, primero y tercero de Secundaria, primero de Bachillerato y segundo de FP Básica. En el caso de Bachillerato, los alumnos tendrán la posibilidad de crear itinerarios formativos mediante agrupaciones de materias. Y en cuanto a las pruebas finales de evaluación en el 2º curso, mientras los alumnos que comienzan este año segundo saben que harán las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU), los que comienzan primero no saben qué prueba harán.

 

Hace unos días el consejero de Educación de la Junta, Fernando Rey, ha criticado esta "zona de incertidumbre" en el sistema educativo, al tiempo que ha tildado de "lamentable" que "en un país serio" los alumnos de 1º de Bachillerato "no sepan el criterio con el que se les va a evaluar" al final de su etapa educativa. El consejero ha matizado que "parece" que la solución será prorrogar las PAU para estos alumnos y se ha comprometido a "luchar" por ello. "La incertidumbre está porque los alumnos que empiezan en primero no están seguros de cómo será el próximo curso para ellos", ha reconocido el director provincial de Educación.

 

En cuanto a algunas cuestiones del inicio de curso, el programa Releo llegará a tres centros más hasta completar los 56, pero todavía se está tramitando el acceso y el presupuesto de que se va a disponer; la dirección provincial espera superar los 612.000 euros del año pasado. En cuanto a las becas, la cantidad será similar y "suficiente para atender las necesidades", ha dicho el director provincial.