Un cuento feliz en peligro

Cáritas y Amnistía Internacional denuncian las vulneraciones que se cometen sobre los menores
J. R.

Un cumpleaños al que se sumó también Amnistía Internacional. La organización humanitaria participó en la Casa de las Conchas en el ciclo de actividades culturales Sin escenario con un acto dedicado a la protección de los derechos de los niños. Amnistía Internacional resaltó a través de relatos cortos y cuentos “la importancia del respeto a los derechos humanos de los menores” y denunció las vulneraciones que se cometen.

La organización exige, en especial, en este 21 aniversario de la Convención “la necesidad de garantizar” los derechos de los niños ingresados en centros de protección terapéuticos. Bajo la protección y el cuidado del Estado, explica Amnistía Internacional, menores que no han cometido ningún delito pueden sufrir “privación de libertad sin orden judicial, malos tratos y encierros en celdas de aislamiento atados y amordazados”. La organización cuestiona, por otro lado, la ausencia de una legislación estatal y los problemas de competencias entre el Gobierno central y las comunidades autónomas. La protección jurídica de los derechos humanos de los menores, “en particular de aquellos con trastornos de la conducta o en situación de dificultad social, está en peligro al no existir normas mínimas comunes compatibles con el interés superior de los menores y que puedan ser exigibles en todo el territorio español”, clama Amnistía Internacional.

Mientras, Cáritas Diocesana recordó a los salmantinos que “todavía muchos niños que viven a nuestro alrededor no disfrutan de todos sus derechos”. La institución eclesiástica incide, además, en que uno de cada cuatro menores vive bajo el umbral de la pobreza, según recoge el Estudio sobre la Infancia en Salamanca. Un reto que se suma a la obligación de la sociedad de preservar que los derechos de los niños no sean un cuento con un mal final.