Un consumo de 400 gramos al día de frutas y verduras mejora la salud

La Organización Mundial de la Salud y el programa español ‘Estrategia NAOS’ recomiendan, además una práctica regular de actividad física

La relación entre la alimentación y la salud está de sobra demostrada mediante multitud de estudios epidemiológicos, y en concreto los efectos beneficiosos de los alimentos de origen vegetal, particularmente las frutas y hortalizas. Por ello, diferentes instituciones nacionales e internacionales promueven acciones dirigidas a incrementar el consumo de este grupo de alimentos. Así, la Organización Mundial de la Salud y el programa español ‘Estrategia NAOS’ (Estrategia para la Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad) recomiendan, además de una práctica regular de actividad física, un consumo diario mínimo de 400 gramos de frutas y verduras variadas para mejorar la salud y luchar contra la obesidad. Esta recomendación la resume de forma práctica la Asociación ‘5 al día’: hay que consumir al menos cinco raciones al día de estos alimentos, ya sean frescos o procesados, incluyendo los zumos de frutas 100%, tanto directos como procedentes de concentrado.

Para entender el concepto de ración, resulta útil utilizar un ejemplo. El Comité Científico de ‘5 al día’ entiende como "una ración" de manzana aquella cantidad de la misma que, al intercambiarse con otra fruta, no ofrece una variación importante en su composición nutricional (la cantidad de energía, azúcares y fibra no son sustancialmente diferentes). Además, se tratará de una cantidad de manzana con sentido dietético y culinario, y fácilmente cuantificable e identificable por el consumidor, siendo este criterio aplicable para todas las frutas y hortalizas. Para la Asociación ‘5 al día’, una ración de frutas supone 175 gramos (en bruto) y una ración de hortalizas supone 145 gramos (en neto).

Los zumos comerciales, óptimos para satisfacer una ración recomendada de fruta al día

Y los zumos 100% naturales, procedentes de la fruta exprimida y sin azúcares añadidos forman parte del sello de ‘5 al día’, siempre que se especifique que la ingesta de este producto no puede sustituir a más de una ración de frutas u hortalizas. Se sigue el mismo criterio para los zumos procedentes de concentrados, con la particularidad de que estos últimos deben tener las mismas propiedades organolépticas del producto de origen. Esto significa que, perfectamente, los zumos comerciales pueden satisfacer una de estas cinco raciones recomendadas diarias.

Existe gran controversia respecto al uso de los zumos de frutas en la alimentación infantil. De acuerdo con la Asociación Americana de Pediatría (AAP), los zumos no deben introducirse en la dieta de los niños antes de los seis meses, pero una vez superada esta edad, el consumo de zumos de fruta es totalmente adecuado para niños de uno a seis años, siempre que se limite a una ración, pudiendo aumentarse a dos para niños de 7 a 18 años.

Además, aunque en ocasiones exista una preocupación por el efecto que tienen los zumos de fruta sobre el peso y la salud dental de la población, en especial la infantil, debido a ser una bebida rica en azúcares, el estudio NHANES 2003‐2006, realizado sobre la población estadounidense (más de 16.000 participantes, entre niños y adultos) demostró que incluso en este país, donde la ingesta habitual de zumo 100% supera las recomendaciones oficiales para niños de dos a cinco años, su consumo está ligado a una mejor calidad de la dieta en todos los grupos de edad, según el Índice de la Alimentación Saludable (IAS).

Se confirma así que no hay alimentos buenos o malos sino dietas inadecuadas, y dentro de una dieta variada y equilibrada y en épocas como el verano, que con la llegada de las altas temperaturas la hidratación resulta tan fundamental para prevenir posibles trastornos funcionales y metabólicos del organismo, la ingesta de zumos puede desempeñar un papel importante, además de resultar una opción muy cómoda. En la playa, en la piscina... cualquier momento es bueno para beber zumo, hidratarse y disfrutar del sabor de la fruta.

ASOZUMOS

La Asociación Española de Fabricantes de Zumos (ASOZUMOS) es la organización empresarial que integra a los productores de zumos de nuestro país y les representa en todos los ámbitos y ante las administraciones públicas nacionales e internacionales.

Entre los miembros de ASOZUMOS se incluyen industrias de fabricación y venta de zumos, cremas, néctares, concentrados, etc., y sus derivados obtenidos a partir de toda clase de productos vegetales. La Asociación integra tanto a las industrias exclusivamente envasadoras de zumos y néctares de frutas y hortalizas como a las dedicadas a la transformación de la materia prima y obtención de semielaborados vegetales (concentrados, cremogenados o purés y otros derivados).

ASOZUMOS está integrada actualmente por una veintena de empresas, que representan aproximadamente el 80% de la producción nacional de zumos. Es miembro desde su fundación de la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), que pertenece a la CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales).

Asimismo, desde 1985, ASOZUMOS es miembro de la European Fruit Juice Association (AIJN), que es la entidad que representa los intereses del sector ante las instituciones europeas.