Un conductor borracho reincidente circula en sentido contrario y provoca un accidente

Conductor

El hombre había sido condenado ya en tres ocasiones anteriores por conducir bebido. La última condena se produjo apenas ocho días antes del accidente que ahora le ha costado tres años de cárcel. Intentó sacar a la conductora herida de su vehículo de mala manera y al ser recriminado huyó. 

La Audiencia Provincial de Cantabria ha condenado a tres años de prisión a un conductor que circulaba bajo los efectos del alcohol invadiendo el sentido contrario y que provocó el accidente en el que una mujer quedó gravemente herida.

 

El hombre deberá indemnizar con 224.000 euros a la mujer, que sufrió diversas fracturas en distintas partes del cuerpo que requirieron múltiples intervenciones quirúrgicas.

 

La Audiencia confirma de este modo la condena impuesta por el Juzgado de lo Penal número Uno de Santander, si bien eleva la indemnización de 159.000 euros que inicialmente concedió la juzgadora de instancia.

 

En el momento de los hechos, tenía retirado el carnet de conducir y carecía de seguro obligatorio.

 

Según relata la sentencia, notificada recientemente, el hombre conducía por una calle de Santander "con claro y manifiesto desprecio hacia la vida y la integridad física de los restantes usuarios de la vía".

 

"Lo hacía circulando totalmente por la izquierda invadiendo por completo el carril de sentido contrario, sin disminuir la velocidad pese a la presencia de vehículos en sentido contrario, hecho que provocó que impactase frontalmente" con el coche que conducía la mujer lesionada, señala la sentencia.

 

Debido a la "violencia" del impacto, este último vehículo se desplazó hacia atrás, llegando a levantarse y despegase de la calzada, cayendo sobre el que circulaba detrás suyo para, tras este impacto, acabar golpeando la parte trasera del del acusado, que había seguido su marcha unos metros.

 

Además de la condena por circular ebrio y ser multirreincidente, el conductor también fue condenado por una falta de amenazas, ya que tras el accidente amenazó al hombre que conducía el segundo de los coches afectados con agredirle si avisaba a la policía.

 

Luego, comenzó a tirar del cuerpo de la mujer lesionada, que había quedado colgando sobre la puerta del conductor, para intentar sacarla, y tras ser recriminado, salió corriendo.

 

Además de la condena por conducción temeraria, por la que se le imponen tres años de prisión, el hombre también deberá pagar 2.160 euros de multa por conducir sin permiso de conducir y otros 400 euros por la falta de amenazas.