Un circo de grandes dimensiones ocupa el nuevo parking junto al convento de las Bernardas

Cerca de 50 vehículos de grandes dimensiones ocupan desde anoche buena parte del parking y del solar no asfaltado que el Ayuntamiento habilitó en septiembre como aparcamiento. El circo ocupará el lugar hasta el próximo día 31 de marzo.

Una comitiva de grandes vehículos ocupa desde anoche el parking junto al convento de las Bernardas, uno de los que habilitó el Ayuntamiento hace unos meses como medida para solucionar los problemas de aparcamiento. Los cerca de 50 vehículos forman parte del Circo Quirós, que tiene previsto ofrecer funciones en la ciudad hasta el próximo día 30 de marzo, tiempo en el que cerca de tres cuartas partes de las plazas disponibles para estacionar turismos estarán ocupadas, además de la totalidad del solar que todavía no está afectado.

 

Los vehículos comenzaron a llegar anoche y causaron cierta expectación entre los vecinos. Se trata de camiones de grandes dimensiones, en los que viajan los elementos del circo, furgonetas y caravanas, además de algunos turismos; en total, superan el medio centenar. Se han dispuesto en la superficie de modo que ocupan la mitad de las plazas de aparcamiento de la zona que está asfaltada y todo el solar que todavía no lo está. Según los carteles anunciadores, el Circo Quirós ofrecerá funciones en Salamanca desde el día 21 y hasta el día 30 de marzo, y después de esa fecha abandonarán su actual ubicación.

 

Este solar fue habilitado en septiembre pasado por el Ayuntamiento de Salamanca como aparcamiento gratuito de superficie para solucionar los problemas de estacionamiento en la zona; según la señalización, está reservado únicamente a turismos, vehículos de movilidad reducida y motocicletas. Según los datos ofrecidos en su día por el Ayuntamiento, tiene 251 plazas en la zona asfaltada y otras 200 en la zona sin asfaltar, que fue nivelada. Esta zona suele tener gran afluencia en Ferias y Fiestas y también los domingos con motivo del rastro. La actuación, conjunta con una idéntica frente a la residencia Montevideo, tuvo un coste de 88.000 euros.