Un 'chispazo' del Guijuelo vale tres puntos de oro

El equipo de Fernando Estévez dominó la pelota y fue superior pero se 'fue' del partido a los 30 minutos e igual que sufrió para mantener el resultado pudo sentenciar al final. No en vano, tres puntos más de oro que valen para aguantar el pulso de los tres 'grandes' del Grupo I.

 

(Foto: N. S. Z.)

 

FICHA DEL PARTIDO

 

CD GUIJUELO: Epassy; Jonathan, Yeray (m. 87 Gonzalo), Juli Ferrer, Granados; Valero, Moreno, Carlos Rubén, Raúl Ruiz (m. 71 Gordillo); Ramiro (m. 65 Antonio Moreno) y Nierga.

 

MARINO DE LUANCO: Rafa Ponzo; Pablo Suárez, Guaya, José Ángel, Espolita (m. 63 Imanol); Nico Pandiani, Fran Pastor, Merino, Dudi; Alejandro (m. 69 Juanma Torres) y Omar.

 

ÁRBITRO: Villa Maestre (colegio extremeño). Amonestó a Yeray (m. 44) y a Estévez (m. 82) por parte del CD Guijuelo.

 

GOLES: 1 - 0 minuto 19, Carlos Rubén.

 

EN DETALLE: Partido correspondiente a la jornada 15 del Grupo I de Segunda B que ha enfrentado a CD Guijuelo y Marino de Luanco en El Municipal ante 600 espectadores.

El CD Guijuelo logró tres puntos más... que es lo importante y le permiten seguir en los puestos de privilegio de la tabla, pero eso no debe tapar la desconexión del equipo a partir del minuto 30 de partido y solo minutos después del 1 - 0 logrado por Carlos Rubén.

 

El rival, el Marino de Luanco, colista del Grupo I, no mostro mucho dentro del terreno de juego pero supo aprovechar sus virtudes y los errores del CD Guijuelo para meterse e ir a por el partido en los minutos finales. También pudo sentenciar el equipo salmantino en la parte final del choque con acciones de Valero y Gordillo, pero hubo que sufrir hasta el final. Eso sí, nuevos tres puntos para un Guijuelo sobresaliente en resultados que le aguanta el pulso a los tres 'grandes'.

 

Fernando Estévez salió con un equipo similar al de las semanas pasadas con Jonathan en el lateral y Yeray y Juli Ferrer en el eje de la zaga, con Raúl en el costado derecho y Epassy en la portería ya que Garabato no entró en la lista, igual que Garban, fuera una semana más, y ya van...

 

El Guijuelo comenzó muy intenso y buscando desde el primer momento la portería de Rafa Ponzo en combinaciones por el costado derecho con Raúl Ruiz e intentado sorprender con llegadas desde atrás de Valero, ante un Marino que buscaba combinar cuando podía contar con la pelota. Pero fue solo un espejismo, porque el equipo asturiano buscó un juego directo para aprovechar la velocidad de Omar o Fran Pastor y aprovechar algún error del Guijuelo.

 

Los de Estévez, bien en la presión, tuvieron una buena ocasión en las botas de Raúl Ruiz tras un buen robo de Nierga en el centro del campo, que el extremo no supo aprovechar solo ante Ponzo, enviando el balón arriba. Acto seguido, fue 'El Increíble' Nierga el que se topó con Ponzo y después de nuevo Raúl Ruiz. El gol era solo cuestión de tiempo con un Guijuelo muy superior.

 

Y éste llegó en el 19 tras un córner que remató en el primer palo a la perfección Carlos Rubén para hacer el 1-0 y demostrar en el marcador la superioridad del equipo 'verde'. El partido seguía igual, sin cambio en el guión y con un Marino de Luanco que no veía la pelota y se limitaba a correr detrás de la pelota, saliendo con rapidez cada vez que el Guijuelo cometía un error.

 

En mitad de este dominio, una salida de Yeray desde atrás (qué clase) casi ternina en acción de peligro y solo un último mal pase en le frontal impidió una ocasión clara de gol. Pero, sin duda, si hay que destacar a alguien, ése es Javi Moreno, preciso como un reloj suizo en la contención y en ese primer pase imprescindible para darle la salida al equipo. El equilibrio en forma de jugador.

 

La primera parte murió tras unos primeros 45 minutos donde el Marino se cerró, mucho más a raíz del gol, para intentar tapar cualquier hueco; en los minutos finales del primer acto, el Guijuelo se contagió del ritmo que quería imponer el Marino y no tuvo tanta continuidad en las acciones y más imprecisiones que en el resto del juego. Quizá porque Ramiro no pudo darle ese momento de pausa el juego y aguantar la pelota para buscar segundas opciones.

 

Nierga celebra el gol de Carlos Rubén, en el suelo tras rematar de cabeza (Foto: N. S. Z.)

 

MENOS RITMO DE INICIO...

 

En la reanudación, el CD Guijuelo careció del ritmo del comienzo de la primera mitad y necesitaba de manera imperiosa un segundo gol para evitar más tarde sufrimientos innecesarios; el equipo carecía de mayor chispa de centro de campo hacia adelante y eso dio más alas a un Marino que mostró muy poco. Los fantasmas del Celta B sobrevolaban el ambiente y dependía del Guijuelo ahuyentarlos o no...

 

En el 58, Carlos Rubén tuvo el segundo, de nuevo en su cabeza tras centro de Valero, pero su remate le salió más centrado y Ponzo atrapó sin problemas. Pero daba la sensación de que el equipo jugaba a tirones y sin la lucidez de la primera parte. Ante esta situación, Estévez movió ficha y dio entrada a Antonio Moreno por un desacertado Ramiro, para recolocar al equipo con Jonathan de nuevo en el eje de la zaga y adelantando a Yeray al puesto de Ramiro por detrás de Nierga.

 

Al equipo le seguía faltando chispa pese a ser dominador del partido y del balón pero sin la continuidad y el ritmo necesarios en las jugadas; Raúl Ruiz dejó su puesto a Néstor para buscar opciones por dentro y fuera y más frescura en ataque, pero el partido había entrado en momentos soporíferos de fútbol y de descontrol de un Guijuelo que se 'marchó' del terreno de juego.

 

El pitido final del colegiado sirvió para respirar y para sumar tres nuevos puntos de oro, lo más positivo del partido, que le permiten al equipo salmantino seguir en los puestos de arriba, aumentando su distancia con los rivales de abajo y aguantando el pulso a los tres 'grandes' del Grupo I. Un chispazo de tres puntos más que importantes...

Carlos Rubén celebra el primer gol del CD Guijuelo (Foto: N. S. Z.)
Ver album

Noticias relacionadas