Un bronce con color de oro

BRILLANTE VICTORIA. España se impuso a Bielorrusia tras firmar un inicio de partido impecable en el que destacó el gran acierto de Torrens. historia.
AGENCIAS /I. de la calle
La selección española de baloncesto ya tiene una medalla en un Campeonato del Mundo, un bronce que sabe a oro, tras derrotar a Bielorrusia (77-68) culminando un torneo espectacular.

En el choque de ayer, las españolas firmaron un primer cuarto brillante y unos minutos espectaculares que fueron fundamentales después para derrotar a Bielorrusia.

En este magnífico arranque fue la perfumera Alba Torrens la que capitaneó al equipo nacional con dos triples y un contraataque que colocaba el 8-2 en el marcador. Leuchanka era la que sumaba los 6 primeros puntos del rival. Sin embargo, la defensa española era excepcional y Torrens resultaba imparable, bien desde largas distancias o bien al contraataque.

En el segundo cuarto, Torrens siguió con su clase magistral de telento y fue capaz de anotar 17 puntos en 12 minutos y medio para mandar a España al 35-20 en el marcador. Cerró bien el combinado nacional los balones interiores para Leuchanka y Verameyenka porque Lima y Lyttle se fajaban sobre éstas con lo que Bielorrusia se encomendaba a los lanzamientos triples. El 3/9 en lanzamientos lejanos no ponía en peligro la renta de España.

Se atascó la selección española en los minutos siguientes y eso lo aprovechó Verameyenka, la opción ofensiva más fiable de las bielorrusas para recortar distancias (2-11 de parcial).

Pero Bielorrusia se metió definitivamente en el partido en los primeros compases de la segunda mitad. España hizo alguna concesión, bajó el nivel de intensidad y las de Anatoli Buyalski no perdonaron. Leuchanka puso el 46-45 a los 24 minutos de partido sobre la defensa zonal española. La zona 2-3 surtió efecto y los triples de Montañana y Valdemoro devolvieron a España al +10 (58-48).

En el final del choque volvió a surgir la gran figura de Sancho Lyttle, que reboteó en ambos aros, aprovechó segundas opciones y, aunque sufrió a una gran Leuchanka, aportó la consistencia necesaria para mandar el 69-55 al marcador a los 33 minutos de juego.

Pero Bielorrusia no estaba dispuesta a renunciar tan fácilmente al bronce, y los triples de Dureika y Kress acercaron a las suyas al 71-65 a 3 minutos del final. La respuesta de España fueron dos canastas de Lyttle y Montañana para alejar a su rival (75-65, min. 38) y aprovechar una ocasión histórica.

Primera medalla absoluta
El pasado verano el baloncesto femenino español daba un paso de gigante logrando la primera medalla mundialista de su historia. La selección sub 19 se hacía con la plata en el Mundial de Tailandia. Un año más tarde, las sénior amplían el palmarés subiéndose por primera vez en su historia al podio en un Mundial.

España, con su épico triunfo ante Francia en cuartos de final, consiguió ya su mejor clasificación en una competición de ámbito mundial. El quinto puesto en Alemania 1998 y China 2002 era el tope del baloncesto femenino hasta ahora.