Un adolescente chino se corta una mano para curar su adicción a Internet

La desesperación por acabar con su dependencia de Internet ha llevado a un joven chino de 19 años a cortarse la mano izquierda, según publica hoy el diario The Telegraph.

 

Al parecer el adolescente, conocido como "Little Wang", se escapó por la noche de su casa dejando una nota manuscrita a su madre y llevándose un cuchillo de la cocina.

 

El joven, natural de la provincia de Jiangsu, se desplazó hasta un parque y se cortó la mano sobre un banco. Poco después de cercernársela, llamó a un taxi para que le llevara al hospital más cercano, según cuenta la televisión local Jiangsu TV.

 

La policía recuperó la mano seccionada, pero los cirujanos que atendieron a "Little Wang" no están seguros de que pueda volver a utilizarla con normalidad.

 

La adicción a Internet afecta, según un reciente estudio, a unos 420 millones de personas en todo el mundo.

 

Sólo en China cerca de 24 millones de jóvenes padecen este problema, lo que ha hecho que proliferen clínicas y campamentos que tratan de ayudar a los adictos y ha llevado al país a elevarlo a la categoría de enfermedad.