Un acusado de captar yihadistas a través de Internet acepta 6 años de cárcel y dice que "quiere recuperar su futuro"

Falçai Errai asegura que "jamás" planificó un atentado contra "inocentes" y que "nunca" participaría en el secuestro de europeos


MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

El islamista Faiçal Errai ha aceptado este martes en la Audiencia Nacional una pena de 6 años de cárcel por formar parte de la Red Ansar Al Mujahideen (RAAM), que, a través de Internet, se ha convertido en una "guía clave para los lobos solitarios" y para la difusión y financiación de la "Yihad global".

En la fase final del juicio, el acusado ha aceptado que formó parte de esta red terrorista y ha aprovechado el turno de última palabra para exponer que "solo" quiere "recuperar su vida y su futuro".

Así se ha expresado después de que la fiscal Dolores Delgado haya rebajado de 10 a 6 años de cárcel su petición de condena por un delito de pertenencia a organización terrorista con la circunstancia atenuante de colaboración con la Justicia.

La defensa y el Grupo independiente de víctimas del terrorismo, cuya acusación ejerce la letrada Maria Ponte, se han adherido a la solicitud del Ministerio Público. Las víctimas demandan también que esta red de distribución de propaganda de Al Qaeda sea clausurada y declarada como organización terrorista.

ENVÍO DE MÁRTIRES A ZONAS DE CONFLICTO

Antes de reconocer su participación en los hechos, Errai ha explicado durante la vista oral que prestaba "asesoramiento informático" a esta red virtual, que no reclutó a mujahidines para practicar operaciones de martirio y que tampoco ha conocido a terroristas suicidas.

Además, se ha mostrado "totalmente contrario" al secuestro de ciudadanos europeos. "Nunca participaría ni sería partícipe de esto", ha dicho Errai, para asegurar: "No tengo problemas con la ley. No sé cómo pueden acusarme de planificar atentados contra gente inocente. Jamás planearía por nada del mundo hacer daño a la gente que conozco porque lo diga una persona en Internet".

Ante el tribunal, presidido por el magistrado Fernando Grande-Marlaska, el procesado ha explicado que a la edad de 24 años le "enganchó" Internet y que llegó a registrar más de una treintena de dominios. "En Internet puedes ser objeto de hipnosis. Te pueden manejar como una marioneta", ha añadido.

Tras ello, Errai ha dicho no recordar episodios de aquella época, aunque sí ha precisado que no usó programas de encriptación y que la red virtual contaba con un espacio privado, en el que los "jeques" divulgaban la doctrina radical y avalaban el envío de voluntarios a zonas de conflicto como Waziristan, Afganistán o Chechenia.

Según ha dicho, él no participó en la financiación de tales actividades porque tenía "problemas económicos". "Soy incapaz de participar en una operación que haga daño a una persona o a mí mismo. No he enviado a una sola persona a Chechenia, Afganistán o Irak", ha agregado.

Durante el juicio, que ha quedado visto para sentencia, ha explicado que "el 95 por ciento de los jóvenes" que se acercan a redes virtuales de esta naturaleza lo hacen tras tener conocimiento de las torturas de Guantánamo. "Es insoportable que una persona no tenga derecho a un juicio", ha remachado.

La fiscal Dolores Delgado acusa al presunto islamista Faiçal Errai, preso desde su detención en agosto de 2010 en Benitatxell (Alicante), de crear una página web y un foro de propaganda dirigidos a la captación y al reclutamiento de 'yihadistas'.

En su escrito de conclusiones, considera que la Red Ansar Al Muyahideen (RAAM) se convirtió en una "guía clave" para "lobos solitarios extremistas" procedentes de Asia, Oriente Medio, Europa Occidental y Norteamérica y en un centro de "interacción" entre los operativos on-line y los mujahidines combatientes.

Para dicha red habría registrado la web www.ansarljihad.net y creado el Foro Ansar al Mujahideen, dedicado a la "difusión de conceptos radicales de la religión, discursos extremistas, material de propaganda de diferentes grupos terroristas y plataforma reservada de comunicación" y el apoyo económico de "voluntarios-mártires".

El fiscal y la acusación popular relacionan a Errai con la edición de vídeos del secuestro de un soldado norteamericano y el de dos periodistas franceses, así como con la coordinación de los contactos para planificar un atentado en Alemania.

La operación contra la red comenzó a comienzos del mes de febrero de 2009, cuando se empezó a investigar la Red Ansar al Mujahideen, cuyos foros se habían convertido en "uno de los diez foros yihadistas más influyentes y frecuentados de internet" y habrían servido como órgano de propaganda del Movimiento de la Yihad Global (MYG).