Un accidente cerebrovascular antes de los 50 años incrementa el riesgo de muerte a largo plazo

(Esta noticia está embargada hasta las 21.00 horas)


MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

En un estudio de mortalidad a largo plazo después del accidente cerebrovascular, los adultos de 50 años de edad y menores que sufrieron un ictus tienen un riesgo significativamente mayor de muerte en los siguientes 20 años, en comparación con la población general, según un estudio publicado en 'JAMA'.

"El accidente cerebrovascular es una de las principales causas de mortalidad, con una cifra anual en todo el mundo de 6 millones de sucesos fatales. Afecta principalmente a personas de edad avanzada, sin embargo, aproximadamente el 10 por ciento de los accidentes cerebrovasculares ocurren en pacientes menores de 50 años", señalan los autores en su estudio. A pesar de esta proporción, sólo hay datos limitados sobre el pronóstico a largo plazo después del accidente cerebrovascular en adultos de 18 a 50 años.

Loes Rutten-Jacobs, del Centro Médico de la Universidad de Radboud Nijmegen, en Nijmegen (Países Bajos), y sus colegas realizaron un estudio para investigar la mortalidad a largo plazo y la causa de muerte después del accidente cerebrovascular agudo entre adultos de 18 a 50 años de edad y los compararon con la población general por edad y sexo, con ajuste tasas de mortalidad.

El estudio incluyó a adultos con ataque isquémico transitorio (AIT), ictus isquémico o ataque hemorrágico ingresados en un centro médico entre enero de 1980 y noviembre de 2010. El estado de supervivencia de 959 pacientes con un AIT por primera vez (262), ictus isquémico (606), o hemorragia intracerebral (91) se evaluó el 1 de noviembre de 2012. El promedio de duración del seguimiento fue de 11,1 años.

Durante el periodo de seguimiento, 192 pacientes (20 por ciento) habían fallecido. Los investigadores encontraron que en el acumulado de 20 años el riesgo de mortalidad fue del 24,9 por ciento para los pacientes con AIT, un 26,8 por ciento para los de accidente cerebrovascular isquémico y el 13,7 por ciento en los pacientes con HIC.

El análisis de los datos indicó que después de sobrevivir los primeros 30 días tras el accidente cerebrovascular isquémico, la mortalidad acumulada fue mayor en comparación con los esperados en base a los datos de población a nivel nacional de mortalidad. "Esta mortalidad se mantuvo en este nivel superior, incluso en la segunda y tercera década después de un ictus en la juventud [18-50 años de edad]. En los pacientes que sobrevivieron los primeros 30 días después de la ICH, la mortalidad gradualmente coincidió con la esperada", según los autores.

El acumulado de 20 años de la mortalidad por accidente cerebrovascular isquémico entre los supervivientes a los 30 días fue mayor en los hombres que en las mujeres (33,7 por ciento vs 19,8 por ciento). Los autores entienden que su estudio mostró un exceso de mortalidad en comparación con la población general (en la que la mitad de las muertes se debió a una causa vascular), incluso décadas después del accidente cerebrovascular.

"Esto puede sugerir que el enfermedad subyacente (vascular) que causó el derrame cerebral a la edad relativamente joven continúa poniendo estos pacientes en un mayor riesgo para la enfermedad vascular durante toda su vida. También cabe señalar que los factores de riesgo indicados en el grupo de estudio, tales como el consumo de tabaco y alcohol, parece probable que confieran riesgo", según los autores de la investigación.