Un 43% de los castellanos y leoneses tiene 300 euros para irse de vacaciones

El momento del aperitivo y el ocio nocturno también se han visto reducidos
El 43 por ciento de los jóvenes castellanoleoneses cuenta con 300 euros o menos para irse de vacaciones mientras que a cambio de unas vacaciones pagadas un siete por ciento afirma que sería capaz de permitir una infidelidad a su pareja, según un estudio de Ron Brugal.

El informe, realizado a 2.000 jóvenes de 18 a 35 años, señala que pese a que el 79 por ciento de los jóvenes castellanoleoneses señala que disfrutará de vacaciones este verano, la gran mayoría indica que viajará "al sitio más barato que encuentre", frente a un 17 por ciento de los jóvenes de la región que no podrán irse de vacaciones y un cuatro por ciento restante que solamente podrá hacerlo si "alguien le invita a unirse a su plan" y les supone un desembolso mínimo.

Además, el 28 por ciento señala que su presupuesto oscila entre los 100 y 300 euros en total y otro 35 por ciento dispondrá de 300 a 500 euros, mientras que el 15 por ciento de los jóvenes de Castilla y León diseñarán su plan de verano con menos de 100 euros.

Los jóvenes de Castilla y León consultados han indicado que a cambio de obtener un plan de vacaciones gratuito y lleno de experiencias el 40 por ciento regalaría su videoconsola, otro 37 por ciento sería capaz de entregar a cambio su reproductor de música, y un 12 por ciento prescindiría de su móvil con toda su agenda de contactos.

Asimismo, un 4 por ciento asegura que entregaría su ordenador portátil con toda su documentación y un curioso 7 por ciento permitiría una infidelidad a su pareja a cambio de unas vacaciones pagadas. En este punto, los castellanoleoneses son junto a los asturianos y valencianos, los más permisivos elevando este porcentaje 3 puntos por encima de la media nacional.

Por otro lado, el 47 por ciento de los castellanoleoneses afirma que ha dejado de comer en restaurantes y chiringuitos y el 26 por ciento ha dejado de ir al destino previsto, eligiendo el más barato que encuentre. El momento del aperitivo y el ocio nocturno también se han visto reducidos, un 17 por ciento y 16 por ciento respectivamente.

Según el estudio, lo que menos les gusta hacer a los jóvenes de Castilla y León durante sus vacaciones son las tareas domésticas. De este modo, hacer la colada (42 por ciento) y coger el transporte público para ir a la playa (30 por ciento) son las tareas más odiadas durante el período estival, mientras que el 17 por ciento apunta que lo que menos le gusta es tener que cocinar seguido de hacer la cama con el 10 por ciento.