Un 41% de los parados de Castilla y León mayores de 45 años lleva más de dos años sin empleo

Desempleados en una oficina de empleo.

Un 41 por ciento de los parados en Castilla y León mayor de 45 años lleva más de dos años sin empleo y otro 20 por ciento supera los doce meses.

Son datos recogidos el 'V Informe Mayores de 45 años en el Mundo Laboral' elaborado por Adecco y basado en una encuesta a 2.500 personas que superan esta edad, de los cuales 130 son de Castilla León, y que se encuentran en búsqueda activa de empleo.


El dicho estudio se constata que si la edad madura siempre ha constituido un freno para acceder al mercado laboral, hoy la crisis económica dificulta aún más la situación de los desempleados que superan los 45 años.

El paro estructural o de larga duración se está convirtiendo en un mal crónico en la sociedad española y castellano leonesa. Así, de los 262.600 parados en Castilla León, un 53,9% ya supera el año de búsqueda infructuosa de empleo. En concreto, un 29,9% lleva más de dos años en paro y un 24% supera los doce meses.

Esta realidad se hace aún más acuciante en el caso de los mayores de 45 años. Así, el porcentaje de parados que superan los dos años sin empleo asciende hasta el 41% y se sitúa en un 20,2% en el caso de los que llevan entre uno y dos años buscando trabajo.

Con ello se obtiene que el 61% de los desempleados mayores de 45 años en Castilla León ya son de larga duración. La situación, no obstante, es más favorable que en España, donde esta cifra asciende hasta el 70%. La mayoría de los parados de larga duración son hombres (52,6%) con estudios técnicos (32,5%), de los que la mayoría (91%) se encuentra en paro porque perdió su empleo anterior.

PERFIL EN CASTILLA Y LEÓN

Si se realiza una radiografía general de los parados mayores de 45 años en Castilla León, nos encontramos con el perfil de una mujer (51,6%) de 47 años, con responsabilidades familiares (personas dependientes a su cargo) (92,6%), estudios secundarios (36%) y que se encuentra en paro porque perdió su empleo anterior (EREs, despidos, reestructuraciones de plantilla, etc).

Por el contrario, un 12% se incorpora por primera vez al mercado laboral y un 2% renunció a su empleo anterior y está en búsqueda de una nueva oportunidad laboral.

El letargo de desempleo y la ausencia de perspectivas laborales potencian el escepticismo de los parados mayores de 45 años. De este modo, la desconfianza en el mercado laboral es manifiesta. Casi la mitad de los encuestados (49,9%) opina que tardará más de un año en hacerse un sitio en el mercado laboral, un 22,4% opina que tardará de siete meses a un año, seguido de un 14,3% que afirma que le llevará entre uno y seis meses. Por último, un 13,4%, más optimista, cree que tardará en encontrar una ocupación menos de un mes.

Al contrario que a nivel nacional, donde los encuestados opinan que la edad es el principal agravante para encontrar empleo (un 54% así lo declara), en Castilla León la situación se invierte: un 52% opina que la crisis afecta a todos por igual, independientemente de la edad.


Por el contrario, un 48% sí que opina que es la edad el principal hándicap para acceder al mercado laboral.

EMIGRAR Y EMPRENDER

El futuro del mercado de trabajo requiere trabajadores más flexibles, capaces de adaptarse a nuevos escenarios y a fórmulas laborales más individualizadas.

Por este motivo, los desempleados están cada vez más dispuestos a cambiar de país y/o a emprender su propio negocio con tal de trabajar. Los mayores de 45 años no son una excepción y, por ello, un porcentaje nada desdeñable no descarta aplicar estas 2 "e" como palanca de acceso al mercado laboral.

Así pues, y aunque la mayor parte (35,8%) no se ha planteado la opción de emprender, hay un 33,7% que sí lo ha hecho. En concreto, un 4,8% ya está en ello y un 28,9% no lo descarta a futuro. Por su parte, un 27,8% lo ha pensado pero no se ha decidido por temor, ya que considera que no existen ayudas suficientes para los emprendedores.

Por último, la emigración ya no es sólo cosa de jóvenes. Un 25,7% de los encuestados mayores de 45 años cree que es posible que tenga que emigrar próximamente, ya que en España no encuentra oportunidades laborales: un 10,4% lo ve muy probable y un 15,3% bastante probable. Esta cifra es especialmente significativa si tenemos en cuenta el hecho de que la mayor parte de los encuestados tiene responsabilidades familiares.

A pesar de ser especialmente propensos a la discriminación laboral, lo cierto es que los mayores de 45 años son profesionales que se encuentran en el ecuador de su vida laboral y cuya capacitación es indiscutible. Algunos de los valores que aportan a las organizaciones son experiencia, madurez, control emocional, estabilidad y fidelidad al proyecto al que se vinculan.