UGT Salamanca denuncia "el caos" existente en las consultas de oftalmología del Virgen de la Vega

El sindicato critica además la falta de instrumental, el pésimo funcionamiento del programa 'Jimena' y la mala gestión de las consultas.

El traslado de las consultas de oftalmología desde el Hospital Clínico al edificio del hospital Virgen de la Vega a principios de septiembre de 2015 sólo ha ocasionado "deficiencias en el servicio, debido a la mala organización y gestión de las mismas".

 

Al menos eso es lo que ha denunciado el sindicato UGT en Salamanca, indicando además que este 20 de enero "las consultas de oftalmología están repartidas en dos plantas del edificio del Virgen de la Vega, acumulando esta fusión de servicios despropósitos varios". 

 

De hecho, y según UGT, todos los especialistas tienen que rotar por las 4 consultas de la primera planta y las 6 de la segunda, "ocasionando caos, estrés y dificultad a los profesionales para atender a los pacientes y desconcierto en los usuarios que tienen que bajar y subir de planta dependiendo de la prueba o documento o trámite administrativo que precisen. (La secretaría del servicio está ubicada en otra planta diferente)".

 

"Si a esto unimos la masificación de usuarios en la sala de espera de estas consultas, como consecuencia de un número excesivo de citas, (parece que no se ha tenido en cuenta que cada paciente necesita varias pruebas). No hay asignado personal sanitario (Enfermeras y TCAE) suficientes para cada consulta para realización de pruebas específicas necesarias, sino que las deben realizar los facultativos en consulta, lo que supone alargar el tiempo de espera de los pacientes", denuncia el sindicato.

 

La mayoría de pacientes son de edad avanzada, con patologías diversas y complejas, superando con mucho los 5 minutos que aparecen en el listado diario de citaciones, por lo que se ocasiona una saturación de la sala de espera, en la que no hay suficientes asientos, llegando a esperar incluso cuatro horas.

 

"UGT denuncia la falta de instrumental para intervenciones de oftalmología, denuncia la falta de reposición y la falta de material estéril y denuncia que incluso profesionales que tiene que trabajar aportando su propio material. Esta situación contrasta con la afirmación de la Gerente sobre el adelanto de material del nuevo hospital". 

 

Por ejemplo, "¿por qué solo se cuenta con un microscopio antiquísimo (ZEIS) en el quirófano 31, para el cual no se encuentran piezas de recambio? Solicitamos a la Gerencia que ponga los medios necesarios en cuanto a material y recursos humanos para que las consultas de oftalmologías y el quirófano funciones en las mejores condiciones para dar la mejor calidad asistencial a los usuarios y satisfacción profesional a los trabajadores que es lo que se merece este hospital", explica en el escrito.

 

"Consideramos que esta es una de las consecuencias acumuladas de la mala gestión en las listas de espera, generada por la insensibilidad e incompetencia de la Gerencia Regional de Salud. El programa informático JIMENA en el que se vuelcan los datos de la historia del paciente para disposición de facultativos se cae con bastante frecuencia con la particularidad de que todos los datos que lleve escritos hasta el momento de la caída del programa, se pierden todos". 

 

Con este problema, "el facultativo se ve obligado a realizar informe escrito a mano, siendo bastante frecuente los extravíos de informes de anestesia, que no llegan a manos del cirujano en el momento de entrar la paciente al quirófano. Denunciamos desde UGT la pésima organización que genera el mal funcionamiento del programa informático JIMENA.".