UGT quiere poner un límite a los recortes de Rajoy

Agustín Prieto y José Luis Hernández Rivas (Foto:F.Rivas)

Agustín Prieto ve “necesaria” la aprobación de una ley de suelo en el gasto de los servicios públicos esenciales

El secretario general de la Unión General de Trabajadores (UGT), Agustín Prieto, ha insistido en que es “necesaria” la aprobación de una ley de suelo que impida rebajar el gasto en los servicios públicos esenciales.

 

Agustín Prieto ha lamentado, durante su visita a la sede de UGT Salamanca, que las principales fuerzas políticas solo hayan aprobado leyes de techo de gasto, y no de suelo,  para garantizar los compromisos del pago de la deuda.

 

En compañía del secretario provincial del sindicato en Salamanca, José Luis Hernández Rivas, Prieto ha realizado estas declaraciones durante un acto en el que ha presentado la campaña que va a llevar a cabo UGT para informar a los trabajadores de Castilla y León de los “recortes” económicos y en derechos aprobados por el Gobierno.

 

En este mismo sentido, Prieto ha insistido en que “hay que llegar al máximo de trabajadores” para darles a conocer los “recortes brutales” en derechos y salarios laborales, a lo que se suma que “no han parado y que esta línea de actuación sigue” por parte de los ejecutivos nacional y autonómico.

 

En cuanto a la Junta, ha criticado que los presupuestos autonómicos, a pesar de un incremento del cinco por ciento, “realmente han bajado”, puesto que se ha incrementado el peso de la deuda. Según sus datos, 1.360 millones de un total se 9.000 irán destinados a ese fin.

 

Y, en cuanto a consejerías, que es “donde se invierte”, sus presupuestos se han reducido un cuatro por ciento en Castilla y León. En las carteras de salud, educación y servicios sociales se han bajado las partidas en 850 millones de euros desde 2009, ha añadido Prieto.

 

Ya a nivel nacional, Prieto ha insistido en que los Presupuestos Generales del Estado para 2014 son “ridículos y de castigo” y que la aprobación del 0,25 por ciento de incremento en las pensiones, al subir la inflación por encima, supondrá una reducción en el poder adquisitivo de sus beneficiarios.