UGT: "El paro desciende pero se mantiene la precariedad"

UGT Castilla y León muestra su preocupación por los "evidentes indicadores que ponen de relieve un aumento de la precariedad laboral".

3.376 personas menos registradas en las oficinas de empleo de Castilla y León, según los datos publicados hoy correspondientes al mes de marzo, sitúan la cifra total de desempleados en nuestra Comunidad en 219.917.

 

"Este descenso del desempleo e incremento de la contratación no debe impedirnos ver que el comportamiento de la contratación sigue siendo prioritariamente de carácter temporal y a tiempo parcial. Otro dato desalentador es el que indica que solo el 46,5% de los desempleados castellanos y leoneses perciben algún tipo de prestación, es decir, más de la mitad de las personas desempleadas carecen de cobertura", ha expresado UGT Castilla y león. 

 

Para el sindicato, "es imprescindible proteger a los desempleados y reforzar las políticas activas de empleo para dar soluciones a los parados de larga duración. Si no se cambian las políticas actuales nos encaminaremos a un crecimiento desequilibrado e insostenible, creando una sociedad más injusta y desigual".

 

"Aunque los datos correspondientes al desempleo de febrero indiquen que en Castilla y León se ha experimentado un descenso de 3.376 desempleados menos que en el mes de febrero y de 19.685 menos en datos interanuales, no debemos olvidar que tenemos 219.917 personas inscritas en las Oficinas de Empleo de Castilla y León y que en nuestra Comunidad no hemos bajado de los 200.000 desempleados en los últimos tres años."

 

"En cuanto a la contratación, seguimos en precario, con altas tasas de temporalidad y parcialidadUn dato cada vez más preocupante es que los desempleados en Castilla y León que no reciben ningún tipo de prestación llegan ya hasta el  53,5%, uno de los porcentajes más altos por Comunidades Autónomas, superando claramente el 47,5% de la media nacional."

 

UGT Castilla y León muestra su preocupación por los "evidentes indicadores que ponen de relieve un aumento de la precariedad laboral, la reducción de la cobertura del sistema de prestaciones, el incremento intolerable de la desigualdad y la exclusión sociales y la inoperancia de las políticas activas aplicadas por el gobierno".

 

"Nada de esto se solucionará por sí solo con el crecimiento económico, sino que son precisas medidas específicas insertas en una nueva políticas económica y laboral. Con las políticas actuales nos encaminamos hacia un crecimiento tan desequilibrado e insostenible como en la pasada etapa expansiva y hacia una sociedad más injusta y desigual."