UGT culpa a la Junta de echar el freno a las universidades

Presentación del informe en UGT Salamanca (FotoF.Rivas)

El secretario autonómico del sindicato defiende el potencial de la USAL.

El secretario general de la Unión General de Trabajadores en Castilla y León, Faustino Temprano, ha culpado a la Junta de que las universidades públicas de la Comunidad no aporten “todo el rendimiento posible”.

 

En referencia en concreto a la Universidad de Salamanca (USAL) y luego extrapolándolo también a las otras tres, Temprano ha dicho que “todo el mundo habla bien” de la USAL pero “luego no llegan los resultados”, de ahí que “no se está vendiendo bien” su fortaleza académica y haga falta “más marketing”, ha añadido.

 

Asimismo, ya en el conjunto de la Educación Superior de la Comunidad, ha criticado las políticas impulsadas desde el gobierno y las políticas de planes y grados aprobadas en Castilla y León.

 

Igualmente, Temprano ha insistido en que “se necesita más dinero para las universidades” y en que “se tenga en cuenta la opinión” de estas instituciones académicas a la hora de poner en marcha iniciativas.

 

Además, el secretario autonómico de UGT ha lamentado el mapa de titulaciones con universidades que “todas ofertan lo mismo” y ha propuesto cambios para que la enseñanza calibre las necesidades del mercado y evitar así que, una vez completada la formación, sus estudiantes “tengan que emigrar”.

 

Así lo ha señalado durante su presenta en Salamanca para participar en la presentación en la sede de UGT de un estudio que recoge el impacto económico que tiene su zona de influencia  la Universidad de Salamanca.

 

ESTUDIO

 

El estudio presentado en UGT y que ya se hizo público en la USAL el pasado 11 de marzo, titulado 'La Parte y el Todo. El impacto económico de la Universidad de Salamanca (USAL)', estima que cada euro invertido en la institución académica genera “algo más de seis euros” en el conjunto de Castilla y León.

 

Este trabajo ha sido elaborado por los profesores de la Universidad de Salamanca Rafael Bonete Perales, Miguel Carrera Troyano, Fernando Esteve Mora y Rafael Grande Martín bajo la dirección del catedrático de Economía Aplicada, Rafael Muñoz de Bustillo.

 

Entre los datos relevantes que ofrece este estudio, destaca que la Universidad de Salamanca es una de las universidades españolas con “mayor capacidad de atracción de alumnos extranjeros y de otras comunidades autónomas”. Esta capacidad de atracción implica que el peso de la Universidad de Salamanca en el sistema universitario español sea del dos por ciento, recoge el texto.

 

Por otra parte, el peso de los estudiantes universitarios sobre el total de la población del distrito es el segundo más alto de España, con el 4,9 por ciento, solo por detrás de Granada. Cuando se toman como referencia los valores provinciales el dato es “todavía más significativo”, ya que los estudiantes universitarios aportan el 8,25 por ciento de la población, lo que la sitúa en el primer lugar de la clasificación.

 

IMPACTO

 

Este volumen implica un impacto económico, que se traduce en casi 160 millones de euros, más los 19 millones que aportarían los amigos y familiares que visitan a los estudiantes, los tres millones que dejan los estudiantes de Cursos Internacionales y los tres millones que inyectaron en la economía los 170 congresos y reuniones científicas asociados a la Universidad de Salamanca.

 

A estos datos hay que sumar la demanda de bienes y servicios de la propia Universidad, 43,2 millones de euros, y el consumo de bienes y servicios por parte de sus trabajadores, que asciende a 92,3 millones de euros.

 

Sin embargo, este efecto directo es tan solo el primero de los efectos económicos derivados de la existencia de la Universidad de Salamanca, cuyo efecto sobre la producción al tener en cuenta el efecto expansivo de la producción alcanza la cifra de casi 540 millones, destacó la USAL tras la presentación del estudio.

 

“Esta nueva producción vuelve a impulsar la actividad económica por lo que, en términos generales, se puede cuantificar el efecto económico de la Universidad de Salamanca en cerca de los mil millones de euros (920 millones)”, apuntó la institución.

 

Entre los resultados de este estudio llama la atención el hecho de que, "solo de las transferencias de las administraciones públicas, por cada euro invertido en la Universidad de Salamanca se generan algo más de seis euros y que el valor añadido total asociado a este aumento de la producción supone un 0,92 por ciento del PIB de Castilla y León y un siete por ciento del PIB de Salamanca”, concluyó la USAL.