Ucrania busca escribir la primera página brillante de su joven historia

Yevhen Konoplyanka

La selección ucraniana de fútbol, que no lleva ni un cuarto de siglo compitiendo de forma independiente, afronta su segunda participación en una Eurocopa con ganas de brillar más que hace cuatro años.

 

FICHA TÉCNICA

-Participaciones en Eurocopas: Dos (2012 y 2016).

-Títulos: Ninguno.

-Mejor resultado: Fase de grupos.

-Cómo se clasificó: Repesca contra Eslovenia.

Co-anfitriona de la Eurocopa 2012 junto con Polonia, una de sus rivales de los próximos días en Francia, Ucrania vivió un comienzo ilusionante en aquel torneo, al ganar a Suecia (2-1) con un doblete del mejor jugador y máximo goleador de su corta historia, el ya retirado Andriy Shevchenko.

Sin embargo, la dureza de su grupo fue impecable y se despidió tras encadenar sendas derrotas ante Francia (2-0) e Inglaterra (1-0) para decepción de un público entregado, que estaba seguro de que su equipo iba a igualar como mínimo el resultado de su primer gran torneo internacional, el Mundial 2006.

En aquella competición, con el liderazgo del mejor Shevchenko -ganador del Balón de Oro 2004- y Serhiy Rebrov -actual entrenador del Dinamo Kiev-, los 'Zbirna' fueron goleados por España en su debut (4-0), pero se clasificaron para octavos tras batir a Arabia Saudí (4-0) y Túnez (1-0). La victoria en los penaltis contra Suiza (0-0) les metió entre los ochos mejores del mundo, su mayor hito hasta la fecha, pero Italia, a la postre campeona, no tuvo piedad en cuartos (4-0).

En el pasado, Ucrania fue parte fundamental de las selecciones que la Unión Soviética presentaba a los grandes torneos, especialmente a finales de los 80 con Valeriy Lobanovskiy, natural de Kiev, como seleccionador. De hecho, 12 jugadores ucranianos formaban parte de la plantilla de 20 que perdió ante Holanda la final de la Eurocopa 1988 (2-0) con aquella volea inolvidable de Marco van Basten, uno de los mejores goles en la historia del torneo.

En la fase de clasificación para esta Eurocopa, solo logró quedar tercero de su grupo por detrás de España y Eslovaquia, pero accedió tras superar en la repesca a Eslovenia, con victoria en la ida (1-1) y empate en la vuelta (2-0), dejando claro que tiene problemas de cara a la portería rival, pero que atrás reviste solidez.

En la selección actual, todos sus integrantes juegan en clubes ucranianos salvo Konoplyanka (Sevilla) y Anatoliy Timoshchuk (Kairat Almaty kazajo). En la portería es indiscutible el irregular Andriy Pyatov, guardameta titular del Shakhtar Donetsk, el otro gran club del país junto con el Dinamo Kyev.

La capitanía y el peso moral en el vestuario recae sobre el veteranísimo Timoshchuk (37 años), exjugador del Bayern Munich que ostenta el récord de internacionalidades del país a orillas del Mar Negro. La punta de ataque corresponde a sus bandas donde aparecen Andriy Yarmolenko, autor de seis goles en la fase de clasificación y bien asistido por el jugador más talentoso de la plantilla.

KONOPLYANKA, UN TALENTO AÚN POR EXPLOTAR DEL TODO

Yevhen Konoplyanka llamó la atención del fútbol europeo durante la temporada 2014/15, cuando lideró a un club casi desconocido como el Dnipro Dnipropetrovsk hasta la final de la Europa League, después de eliminar a rivales como el Ajax o el Nápoles.

La aventura del club ucraniano acabó ante el Sevilla (3-2), pero el equipo hispalense tomó buena nota y le fichó el pasado verano firmándole un contrato de cuatro años. Al ojo clínico de Monchi, director deportivo del equipo andaluz, no le pasó por alto el talento y el gran golpeo de balón del jugador de Kirovohrad.

En su primera y larga temporada en el Sevilla ha participado en 59 partidos y marcado 8 goles, pero ha acusado el salto a un fútbol tan competitivo y no ha encontrado la regularidad para mostrar un talento más que a pinceladas. A sus 26 años, esta Eurocopa es una oportunidad inmejorable de reivindicarse y coger impulso para explotar definitivamente en la liga española.

FOMENKO, UN VETERANO DEL FÚTBOL UCRANIANO CON MUCHA EXPERIENCIA

Desde el banquillo, Ucrania cuenta con la dilatada experiencia de Mykhailo Fomenko, un antiguo defensa que vivió la época dorada del Dinamo de Kiev. Corrían los años 70 cuando el equipo capitalino se codeaba con la aristocracia continental y llegó a conquistar una Recopa y una Supercopa de Europa.

Fomenko, que vistió en 24 ocasiones la camiseta de la selección soviética y siempre jugó en clubes ucranianos, vivió su primera experiencia como entrenador en 1979, cuando se hizo cargo del Frunzenets Sumy. Desde entonces, una dilatada carrera en la que destacan el paso por su querido Dinamo Kiev y Guinea, su primera experiencia como seleccionador.

Tras la dimisión de Oleh Blokhin al final de la última Eurocopa, Fomenko se hizo cargo de Ucrania y logró un billete para la repesca del Mundial 2014, donde hizo temblar a una Francia (2-0) que remontó en la vuelta (3-0). El siguiente examen era estar en el torneo continental y de nuevo lo logró en una repesca que pudo evitar, pero donde se impuso a un rival más asequible como Eslovenia. Objetivo cumplido para el veterano seleccionador de 67 años.