UCCL pide que se permita la quema de rastrojos y cunetas en otoño para que los topillos no acaben con la próxima cosecha

Manifestantes de UCCL en Segovia.

El presidente de la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) en Valladolid, Ignacio Arias, ha pedido que se permita a los agricultores la quema de rastrojos y cunetas tras las primeras lluvias del otoño, cuando "no haya peligro de incendio", para frenar las poblaciones de topillos y evitar una "plaga importante" que ponga en riesgo la próxima cosecha.

Arias ha insistido en que actualmente los campos están "llenos de topillos por todos los lados", aunque no se hayan alcanzado los niveles de 2007, y ha advertido de los problemas que implicará cuando se inicie la sementera del año próximo.

Asimismo, Arias ha lamentado que a este respecto no hayan recibido "ninguna solución" por parte de la Junta de Castilla y León.