Tres puntos vitales de necesidad para un Guijuelo en horas bajas

EN APUROS. Los chacineros se encuentran en descenso y no quieren que se abra un hueco con la salvación tan pronto. RIVAL. Visita el Municipal un histórico del fútbol español venido a menos, el Oviedo
ADRIÁN A. GARCÍA
Crítica situación en la que se ha sumido el Club Deportivo Guijuelo en tan solo doce jornadas disputadas. Con once puntos y únicamente una victoria, se encuentra a tres puntos de la salvación y una derrota más haría que se empezara a abrir una pequeña brecha con los rivales que están situados por encima en la clasificación.

Precisamente uno de esos rivales directos por la permanencia es el próximo visitante del Municipal: el Real Oviedo, un histórico del fútbol español venido a menos en los últimos tiempos. Lejos queda ya aquella época en la que disputaba competiciones europeas allá por 1991 y que plantaba cara a los equipos grandes del país. En la actualidad, se encuentra en descenso con dos puntos más que el Guijuelo. Este partido tiene, además, un aliciente añadido para los asturianos, y es que estrena entrenador. Tras una serie de malos resultados, la directiva decidió destituir a Pichi Lucas y contratar a José Manuel Martínez como técnico revulsivo. La primera sorpresa en la convocatoria ha sido dejar fuera a Negredo, que venía siendo titular desde el inicio de la temporada.

Por lo tanto, los hombres de Cazalilla se encuentran a ciegas ante su rival de esta tarde, ya que todo lo que han podido ver durante la semana cambia con la llegada del nuevo inquilino en el banquillo.

No obstante, el equipo llega muy concienciado al partido, ya que a ninguno se le pasa por la mente un nuevo tropiezo ante un rival directo, como ya ocurriera la semana pasada ante el Sporting B. Evitar que se repita la actitud de la primera parte frente al filial sportinguista es el priemr objetivo del cuerpo técnico. El segundo, conseguir la tan ansiada victoria.

Para este choque, el técnico cordobés no podrá contar con los lesionados Pichardo y Jonathan Rosales. El onubense se encuentra en la fase final de su recuperación, mientras que al granadino le esperan entre tres y cuatro semanas de parón por la rotura fibrilar en los isquiotibiales que se produjo en el encuentro en tierras gijonesas. Por su parte, Pedrito y José Romero, que han pasado toda la semana entre algodones, estarán esta tarde a disposición del técnico.