Tres personas resultan intoxicadas por monóxido de carbono en su vivienda

Sancti-Spíritus. Los heridos, una mujer de 71 años, su hija y su yerno fueron evacuados al Hospital.
E. G.

Tres personas, dos mujeres y un hombre, resultaron en la madrugada del jueves intoxicadas por monóxido de carbono, según informó el portavoz del Servicio de Emergencias de Castilla y León 112.

Los hechos ocurrieron de madrugada, en torno a las 04.55 horas, cuando el Servicio de Emergencias de Castilla y León 112 recibió el aviso de que tres personas se encontraban con síntomas de mareo en un domicilio ubicado de la calle El Ejido, en el municipio de Sancti-Spíritus. Según el alertante, la causa del mareo podría ser una intoxicación por monóxido de carbono causada por un brasero.

Tras recibir el aviso, hasta el lugar de los hechos se trasladaron los Bomberos de Ciudad Rodrigo, que finalmente no tuvieron que intervenir, además de la Guardia Civil y Emergencias Sanitarias, Sacyl, que envió una UVImóvil y una ambulancia de soporte vital básico.

En el inmueble, los facultativos atendieron a tres personas, una mujer de 71 años de edad, cuya identidad responde a las iniciales A. H. V., que fue trasladada en ambulancia al Hospital Virgen de la Vega, su hija de 27 años, M. M. S. H., evacuada en UVI móvil al Hospital Clínico, y su yerno –pareja de M. M. S. H.–, de iniciales J. H. V., de 31 años, trasladado en ambulancia al Hospital Virgen de la Vega. Según fuentes municipales, la mujer de 71 años fue la que al levantarse entre la noche se percató de los síntomas de mareo que presentaba y avisó de inmediato a su hija y yerno, que dormían, así como a los servicios de Emergencias. Todo parece indicar que el monóxido procedía de un brasero que tenían en el inmueble. Las tres víctimas no presentaban una intoxicación grave y se esperaba que en la tarde de ayer les dieran el alta.

También, sobre las 16.35 horas, los Bomberos acudieron a la calle Río Segura, en la capital, ante el aviso de fuego en una caldera de gasoil, que se encontraba en un cuarto, en el patio exterior de una vivienda. En el lugar se encontraba la inquilina, que tuvo que ser atendida por los facultativos al presentar un cuadro de nerviosismo. La vivienda no sufrió daños.