Tres meses para solicitar la devolución de deducciones de IRPF no aplicadas en 2012

Recursos de monedas. Euros. Dinero

La Consejería de Economía y Hacienda abre un plazo de tres meses para que los contribuyentes que no se aplicaron las deducciones familiares autonómicas del IRPF del ejercicio 2012 por no haber generado una renta suficiente, puedan solicitar su devolución.

Es la segunda campaña extraordinaria de estas características que pone en marcha la Junta para facilitar a los ciudadanos el disfrute de los beneficios fiscales. La primera ha favorecido a más de 5.000 familias, con unos derechos reconocidos por importe superior a los 3,7 millones de euros.

La Consejería de Economía y Hacienda reeditará este tipo de campañas en los próximos ejercicios. Así, en 2017 las familiares podrán recuperar las bonificaciones generadas en 2013; en 2018, las correspondientes a 2014; y en el año 2019, las aplicables a la renta del pasado año.

En concreto, según han informad fuentes de la Consejería de Hacienda, los contribuyentes de la Comunidad tienen derecho a desgravarse determinados gastos familiares en el IRPF aunque no alcancen la cuota tributaria mínima exigible para la aplicación de otro tipo de bonificaciones fiscales.

Esto es posible gracias a una excepción a la normativa general que el Gobierno autonómico reguló en 2011 con el objetivo de apoyar a las familias y fijar población en el marco de la Agenda para la Población.

Así, quienes cumpliendo los requisitos no percibieron estas deducciones sobre la renta de 2012 tienen ahora la oportunidad de solicitar su abono.

Para ello deben acudir a los Servicios Territoriales de la Consejería de Economía y Hacienda y cumplimentar el modelo S08, una instancia en la que han de reflejar los datos de las declaraciones de la renta de los ejercicios 2012 a 2015.

No es necesario aportar ninguna documentación adicional. La Dirección General de Tributos y Financiación Autonómica comprobará que la información suministrada es veraz y calculará el importe que corresponde devolver al interesado.

Sólo en dos supuestos es preciso que el solicitante formalice unos trámites previos con la Agencia Tributaria Estatal (AEAT): cuando no hubiera llegado a presentar la autoliquidación del IRPF del ejercicio sobre el que pretende desgravar gastos porque no tuviera obligación de hacerlo -lo que requiere que presente una declaración extemporánea- y cuando no se hubiera aplicado bonificaciones porque su cuota tributaria fuera insuficiente -en cuyo caso hay que corregir la declaración-.

SEIS BENEFICIOS FISCALES

La campaña extraordinaria que este 1 de julio abre la Junta está vinculada a seis deducciones: por familia numerosa, nacimiento o adopción de hijos, partos múltiples o adopciones simultáneas, gastos de adopción, cuidado de hijos menores y permiso de paternidad.

El abanico de descuentos en la factura fiscal es amplio. Como ejemplos, cabe citar el ahorro de 710 euros por el primer descendiente, de 1.475 por el segundo y de 2.351 euros por el tercero, o la exención total en el pago de escuelas o guarderías con un límite de 1.320 euros. En todos los casos, su aplicación está condicionada a que el contribuyente no supere determinados techos de renta.

Finalizada este jueves, 30 de junio, la campaña de la renta de 2015, se estima que serán 48.000 familias de Castilla y León las beneficiarias de estos incentivos y 27 millones de euros la cantidad que retornará a sus bolsillos.