Trastorno Borderline: Qué es, qué síntomas tiene y cómo tratarlo

El Trastorno Límite de la Personalidad o Trastorno Borderline es un trastorno que se caracteriza porla inestabilidad en las relaciones interpersonales, en las emociones y en la imagen que uno tiene de sí mismo, así como una notable impulsividad.

 

Cuando no estás cerca... tengo la misma sensación de cuando era joven e intenté suicidarme. Me siento perdida sin ti, como si me hubieran abandonado. Confesó Angelina Jolie a su marido.

 

La propia actriz ha revelado a los medios de comunicación una historia larga de autolesiones e intentos de suicidio así como temores a ser abandonada, que aparecieron ya en la infancia.

 

Los estudios indican que aproximadamente un 2% de la población general presenta el Trastorno Límite de la Personalidad. Este trastorno abarca entre el 10 y el 20% de los pacientes que acuden a consultas médicas y centros de salud mental. Es un trastorno más frecuente en mujeres, rondando el 75% de los casos.

 

LOS SÍNTOMAS

 

1-Esfuerzos e intentos desproporcionados por evitar que una persona te abandone. Ese abandono aveces incluso solo está en tu imaginación pues esa persona no tiene intención de marcharse.

 

2-Presencia de relaciones interpersonales inestables e intensas en las que tan pronto a la otra persona la ves maravillosa, como de repente resulta ser odiosa o decepcionante.

 

3- Alteración de la identidad: dificultad para reconocer quién eres y cómo eres.

 

4-Impulsividad en al menos dos ámbitos: gastos excesivos, promiscuidad, abuso de sustancias, conducción temeraria, atracones de comida, entre otros.

 

5-Comportamientos, intentos o amenazas suicidas recurrentes, o comportamiento de autoagresión.

 

6-Inestabilidad afectiva, es decir, cambios en el humor, como por ejemplo episodios de intenso ánimo depresivo y episodios de irritabilidad o ansiedad, que duran horas o días.

 

7-Sentimientos constantes de vacío.

 

8-Ira inapropiada e intensa o dificultades para controlarla(p. ej., muestras frecuentes de mal genio, enfado constante, peleas físicas recurrentes).

 

9-Ante situaciones estresantes, sensaciones de ser tratado injustamente, atormentado o perseguido, o incluso experiencia de cambios en la conciencia, fallos de memoria, entre otros.

 

CAUSAS DEL TRASTORNO

 

Aunque la tendencia generalizada es la de detectar y diagnosticar el Trastorno Límite de la Personalidad en la edad adulta, hay evidencias suficientes que indican que este trastorno comienza a desarrollarse en la infancia y adolescencia. Hay estudios que alertan de que los adolescentes que acuden a consulta, entre un 11 y 22% muestran síntomas de este trastorno.

 

El Trastorno Límite de la Personalidad puede surgir como producto de la herencia (padres con el mismo trastorno de personalidad u otros problemas psiquiátricos graves), la genética y las experiencias traumáticas (principalmente abusos sexuales) y/o las vivencias de un apego o vínculo inadecuado en la relación padres-hijo, que haya tenido lugar desde temprana edad.

 

COMO SE PUEDE ACTUAR

 

Si experimentas estas dificultades que te están impidiendo llevar una vida sana y feliz, es muy recomendable que pidas ayuda. Acude a tu médico de cabecera para que te pueda derivar al profesional adecuado, o bien acude directamente a tu psiquiatra o psicólogo de referencia. La psicoterapia con estos profesionales te permitirá un mejor conocimiento de ti mismo y la posibilidad de desarrollar estrategias para afrontar tus necesidades.

 

Con esta ayuda profesional

 

1-Desarrollarás más tu capacidad de observación y descripción de lo que sucede en una situación. Y aprenderás a valorarlo sin juzgar o juzgarte duramente. Esto te aliviará.

 

2-Entenderás cómo y por qué te relacionas así. Y si esas relaciones te hacen infeliz, cómo transformarlas en sanas. El ser humano es social por naturaleza, luego ahí debe estar la felicidad. 

 

3-Descubrirás cómo funcionas mentalmente y cómo podrían estar funcionando los demás. Lo que te recuerda que hay muchas visiones acerca del mismo mundo.

 

4-Aumentarás la conciencia de lo que sientes. Entrenarás cómo identificar y darle nombre a la emoción, averiguarás por qué te sientes así y qué mensaje te está dando. Así actuarás en consecuencia y sin impulsividad. Te ahorrarás muchos conflictos.

 

5-Aprenderás a tolerar una crisis (son inevitables) y a sobrevivir a ella. Y descubrirás cómo y cuándo aceptar una situación. Lo que te proporcionará paz en lugar de angustia.