Tráfico ‘caza’ a siete conductores cada día por exceso de velocidad

La velocidad es la compañera más peligrosa y habitual de los conductores salmantinos. Los excesos con el acelerador se saldan cada día con una media de casi siete denuncias.
J. Romero

Desde la aplicación del permiso por puntos, el día 1 de julio del año 2006, Tráfico ha cursado en la provincia de Salamanca un total de 10.126 sanciones por velocidad. Las multas suponen, según el grado de exceso, la pérdida de entre dos y seis puntos en el permiso de conducir de cada infractor. La velocidad sigue siendo la gran asignatura pendiente en las carreteras salmantinas. Una cuarta parte de los accidentes mortales ocurridos en este año ha tenido como factor desencadenante el exceso de rapidez de los conductores implicados. Sólo las distracciones y la somnolencia matan más que la velocidad sobre el asfalto.

Los riesgos son claros. A 120 kilómetros por hora, límite establecidos en las carreteras españolas más seguras, un vehículo recorre en tres segundos una distancia de cien metros, la extensión de un campo de fútbol. Un choque a 120 kilómetros por hora equivale a una caída vertical de 54 metros, más de la mitad de lo que mide la torre campanario de la Catedral Nueva de Salamanca. Además, a medida que aumenta la velocidad, el campo de visión del conductor se reduce paulatinamente hasta llegar a un ángulo de 30 grados cuando circula a entre 130 y 150 kilómetros por hora. Una persona que se encuentra parada dispone de una visión binocular que abarca 180 grados.

Incumplimientos severos
Estos ejemplos y las duras sanciones económicas no han conseguido disuadir por completo a los conductores de apretar con generosa alegría el acelerador. Tráfico ha sancionado desde la entrada en vigor del permiso por puntos a 677 personas que circulaban por las carreteras de la provincia de Salamanca excediendo en un 50% los límites de velocidad. Prácticamente cada dos días, se localiza y multa a un conductor transitando, como mínimo, a 180 kilómetros por hora en una autovía o calzada principal, a 150 kilómetros por hora en vías con límites de 100, o a más de 75 kilómetros por hora en zonas urbanas. Una infracción que depara la pérdida de seis puntos en el permiso de conducir y un castigo económico de 500 euros, según contempla la Ley de Seguridad Vial que está en servicio desde mayo.

La nota positiva es la mayor concienciación de los conductores. En el primer año y medio de aplicación del permiso por puntos se cazó a 493 personas circulando a más del 50% de los límites establecidos. En cambio, entre el 1 de enero de 2009 y el 31 de julio de este año, un mes más que otro año y medio de vida del permiso por puntos, 184 conductores han sido descubiertos vulnerando con saña las velocidades máximas en las carreteras españolas. Los vehículos circulan más despacio. Con todo, la velocidad es la infracción más recurrente en Salamanca. Desde la puesta en funcionamiento del permiso por puntos, es responsable del 41,38%, más de cuatro de cada diez, de las 24.469 multas graves y muy graves emitidas. Tras la velocidad, el uso del móvil, castigado con la pérdida de tres puntos, es la sanción más habitual, con 4.429 expedientes, el 18,10% del total. El olvido del cinturón de seguridad ha provocado otras 4.312 infracciones, el 17,62% de las contabilizadas desde el 1 de julio de 2006. El consumo de alcohol al volante es culpable, por su parte, de 2.064 sanciones, el 8,44%.