Trabajo sin premio, aún

HERRA, EL BUEN EJEMPLO. Debutó con el primer equipo en Segunda B de la mano de Crego, pero ningún otro jugador de la cantera ha seguido sus pasos. 220 CHICOS. Más de 20 técnicos
DAVID GUTIÉRREZ

Guijuelo es líder en producción de embutidos de la más alta calidad, pero en cuanto a producción de futbolistas aún está algo verde. El empeño por el trabajo de cantera no ha dado todavía el fruto deseado de cara a surtir de jugadores al primer equipo y tan sólo la esporádica aparición de Herra, la temporada pasada, sobre todo, ha supuesto un motivo de orgullo que exhibir en Segunda División B.

Uno de los hándicaps con los que hay que contar es la situación del equipo. El club aún no ha llegado a asentarse del todo en la categoría de bronce. Cuando la situación parecía más desahogada, como la pasada campaña, sí hubo miradas hacia lo que podría aportar la cantera.

Antecedente
Ángel Crego se la jugó con el delantero Herra y le salió bastante bien. De hecho, el joven jugador, aún en edad juvenil, despertó el interés de varios clubes, entre ellos el Salamanca. Pero hasta ahí. Ningún otro jugador formado en la cantera chacinera ha logrado hacer el debut con los mayores de edad.

Bien es cierto que el proyecto de cantera de los chacineros es joven y que realmente se ha dado un cierto grado de semiprofesionalización en las tres últimas temporadas. Se intuye que habrá que esperar aún unas cuantas más para ver presencia estable de futbolistas de la villa en el primer equipo. Lo que sí es cierto es que la cantera chacinera evoluciona, al menos en cuanto a calidad. Este año se ha aumentado el número de equipos filiales y ya son once los conjuntos federados en categorías inferiores del club chacinero: un prebenjamín, dos benjamines, tres alevines, dos infantiles, un cadete, un juvenil y una en Regional Aficionados. De todos ellos, solamente los dos últimos conjuntos militan en la categoría territorial.

Técnicos con titulo nacional
En total, unos 220 chicos, más de una veintena de técnicos de los cuáles algunos como Pedro Martín, Roberto Martín o José Curti, además de Nandi, poseen título de entrenador. Hay tiempo por delante para que el proyecto siga creciendo. Pero hace falta también un tipo en el banquillo del primer equipo que apueste fuerte por la base. Y ésa es una tarea más complicada.