Trabajo en busca de la DO y… ser profeta en su tierra

Los vinos de la Sierra seguirĂĄn con su campaĂąa de promociĂłn en Salamanca

“Nuestro objetivo es dar a conocer el producto en Salamanca y en esa línea vamos a trabajar”; éste es el objetivo principal de las Bodegas de la Denominación de Origen Protegida Vino de la Sierra, en boca de su presidenta, Josefa Martín Gómez. Por ello, tienen gran interés en que en la tierra se conozca este vino “para el mejor desarrollo de las variedades locales y poder decir que somos proteccionistas con nuestro producto y que de verdad defendemos lo autóctono”.

Los caldos de la Sierra no tienen nada que envidiar a otros, aunque es cierto que se trata de vinos jóvenes porque con la DOP “tan solo llevamos trabajando un año”. De este modo, el punto de mira para los próximos cuatro años se ha establecido en la consecución de la Denominación de Origen, “objetivo por el que ya estamos trabajando, porque incluso realizamos muchas tareas o trabajos como si tuviésemos la DO para que luego sea más fácil”. Eso sí, Martín da las claves para conseguirlo: “Trabajo, trabajo y trabajo, pero bien hecho, como hasta ahora”.

Mercado provincial
Hacerse hueco en un mercado como el del vino no es fácil, y menos en una provincia como Salamanca donde muchas veces parece que el producto de aquí es peor que el de fuer, aunque esta afirmación es, sin duda, algo muy típico de España en todos los sectores. “Queremos establecer nuestro mercado aquí en Salamanca y sacar una pequeña parte de la producción fuera, a Castilla y León y el resto de España, en ciudades como Madrid, Barcelona o el norte del país. También trabajamos con algunos países del extranjero como Suecia, Francia, Dinamarca o incluso, América latina”, señala la presidenta de la DOP.

Además, el número de botellas que han comercializado asciende a 80.000, “pero poco a poco tenemos como fin ir certificando más vino, cuando nos lo comuniquen los bodegueros”. Por el momento han sacado al mercado pocos vinos, pero el objetivo es seguir creciendo “a la vez que aumentamos nuestro potencial”, apunta Martín Gómez. Por el momento cuentan con cinco bodegas, pero “hay una bodega de la Rioja que está muy interesada en venir aquí, así como otro particular que está haciendo gestiones”.

PrĂłxima campaĂąa
Por otro lado, las perspectivas de cara a la vendimia del otoño, pese a que aún es pronto para sacar conclusiones, son una incógnita debido a la incidencia negativa de la meteorología, “por lo que vamos a ser cautos. En el mes de junio llovió, a veces de manera torrencial, e hizo mucho calor, lo que puede dar lugar a alguna plaga, pero estamos trabajando para ello y esperamos no tener problemas”, pero mejor prevenir que curar.

La crisis, presente
Y como no, la crisis también tiene incidencia en un sector como el vitivinícola. “Como en todos los sectores, hay problemas, pero está claro que hay que seguir trabajando para pasar estos momentos complicados y esperamos no solo mantenernos, sino también seguir creciendo”, concluye Gómez.