TrĂĄfico pone en marcha el dispositivo especial de control de alcoholemia entre el 12 y 18 de diciembre

En el mes de diciembre pasado, en la provincia de Salamanca se produjeron 2 accidentes mortales con 2 fallecidos.

En el mes de diciembre del pasado aĂąo 13 personas perdieron la vida en accidentes de carretera y 1 resultĂł herida en las vĂ­as de Castilla y LeĂłn; en la provincia de Salamanca, se produjeron 2 accidentes mortales, con 2 fallecidos. En un gran porcentaje de esos accidentes el consumo de alcohol pudo ser el factor desencadenante, por ello durante el perĂ­odo de tiempo comprendido entre los dĂ­as 12 y 18 de diciembre la DirecciĂłn General de TrĂĄfico llevarĂĄ a cabo una campaĂąa especial de intensificaciĂłn de pruebas de alcoholemia.

Los agentes de la AgrupaciĂłn de TrĂĄfico de la Guardia Civil aumentarĂĄn los controles sobre dicho factor de riesgo, con el objetivo de realizar unas 3.500 pruebas diarias de alcoholemia a conductores que circulen por las carreteras de la regiĂłn, con un total aproximado previsto de unas 25.000 pruebas. En el caso de la provincia de Salamanca, se estima que se llevarĂĄn a cabo, durante las fechas de duraciĂłn de la campaĂąa de control, unas 350 pruebas diarias, que arrojarĂĄn un total de unas 2.500.

Las pruebas no solo se realizarĂĄn en horario nocturno, sino tambiĂŠn en horas del medio dĂ­a, para que los controles resulten tambiĂŠn disuasorios de ingestiĂłn de bebidas alcohĂłlicas durante las tĂ­picas comidas que son propias de este mes.

EstĂĄ demostrada la relaciĂłn entre consumo de alcohol, incluso a bajas concentraciones etĂ­licas, y la reducciĂłn de la capacidad de conducciĂłn que se refleja en el deterioro de la atenciĂłn, de las funciones visual y auditiva, perturbaciones en el campo perceptivo, cansancio, somnolencia o fatiga muscular y los accidentes de circulaciĂłn.

La ingestiĂłn de alcohol produce numerosas alteraciones orgĂĄnicas y psicolĂłgicas que pueden entraĂąar un grave riesgo durante la conducciĂłn de vehĂ­culos.

EFECTOS DEL ALCOHOL EN LA CONDUCCIÓN SEGÚN LA ALCOHOLEMIA

El alcohol no sĂłlo estĂĄ relacionado con una mayor accidentalidad, sino que tambiĂŠn repercute en una mayor mortalidad, al ser un factor relacionado con un peor pronĂłstico en las lesiones sufridas.

AĂşn con tasas de alcoholemia dentro de los mĂĄrgenes legales permitidos, nuestro nivel de riesgo de accidente de trĂĄfico puede verse incrementado.

La Ăşnica tasa segura es 0.0%

  • De 0,3 a 0,5 g/l: Excitabilidad emocional, disminuciĂłn de la agudeza mental y de la capacidad de juicio. El riesgo de sufrir un accidente se multiplica por 2.
  • De 0,5 a 0,8 g/l.: ReacciĂłn general mĂĄs lenta, alteraciones en los reflejos, comienzo de la perturbaciĂłn motriz, euforia en el conductor, distensiĂłn y bienestar, tendencia a la inhibiciĂłn emocional, comienzo de la impulsividad y agresividad al volante. El riesgo de sufrir un accidente se multiplica por 5.
  • De 0,8 a 1,5 g/l.: Estado de embriaguez importante, reflejos muy perturbados, pĂŠrdida del control preciso de los movimientos, problemas serios de coordinaciĂłn, dificultades de concentraciĂłn de la vista, disminuciĂłn notable de la vigilancia y percepciĂłn del riesgo. El riesgo de sufrir un accidente se multiplica por 9.


PELIGRO PARA EL PEATÓN

SegĂşn datos del citado Informe del Instituto Nacional de ToxicologĂ­a del aĂąo 2010, de los 211 peatones analizados a nivel nacional, el 24,17% presentaban tasas superiores al 0,3 g/l. de alcohol.

Como usuario de la vĂ­a que comparte con los demĂĄs el espacio pĂşblico, el alcohol tambiĂŠn supone un riesgo para los peatones.

Menor percepciĂłn o percepciĂłn equivocada de su entorno, pĂŠrdida de visiĂłn, mayor asunciĂłn de riesgos, son consecuencias que se derivan de la ingesta de alcohol, aumentado la posibilidad de sufrir un atropello.