“Topas es un centro obsoleto a punto de colapsar”

CCOO, UGT y CSI-F se han concentrado ante el centro penitenciario y han solicitado mejoras para los funcionarios de prisiones de Salamanca

Representantes y miembros de los sindicatos CCOO, UGT y CSI-F se han concentrado ante las puertas del centro penitenciario de Topas para protestar por el estado del mismo y para pedir mejoras en las condiciones laborales de los funcionarios de prisiones.

 

Esta concentración se encuentra enmarcada en un proceso de movilización nacional propiciado por el inicio de la privatización del servicio público penitenciario, según han explicado los portavoces de los sindicatos presentes en la protesta. “Se ha contratado a personal de seguridad para sustituir a la Guardia Civil en las labores de vigilancia exterior, y se ha hecho con total oscurantismo”, han afirmado los sindicatos.

 

Además, han hecho referencia a la “falta de inversión” en el centro penitenciario de Topas, “un centro obsoleto y a punto de colapsar” a causa de las carencias que presenta en su mantenimiento, como las averías que provocan que las puertas no puedan cerrarse. A esto se une, según los sindicatos, una plantilla con una media de edad muy elevada, que no es sustituida al no haber suficiente oferta de empleo público. “En los últimos años se han jubilado cincuenta funcionarios y no se ha sustituido ninguno”, denuncian desde los sindicatos.

 

El ratio de empleados públicos comparado al de internos en Topas ofrece una media de 6 a 7 reclusos por funcionario, aunque las organizaciones sindicales afirman que la realidad es otra: “Uno o dos funcionarios deben custodiar a unos cien internos”, han asegurado. Un problema que se ve agravado por el incremento de la población reclusa, que rebasa en 300 la capacidad de Topas, cifrada en 1004 internos.

 

Las protestas continuarán durante la jornada del 24 de septiembre, día de fiesta en las instituciones penitenciarias, con una concentración a nivel nacional para que “la administración mueva ficha”. “Los trabajadores penitenciarios no estamos para fiestas, cuando en nuestro trabajo tenemos que coger el cepillo y la fregona para suplir los recortes en servicios de limpieza”, han declarado los sindicatos de Salamanca.