Toño Matilla reconoce "tibias conversaciones" para que José Tomás toree en Valladolid

El empresario Toño Matilla y el torero José Tomás. TRIBUNA

El empresario de Gestión de Espectáculos Universales dice que "aún no hay nada" pero que se quiere proyectar una feria taurina de Nuestra Señora de San Lorenzo “lo más fuerte posible”.

Aún resuena la locura colectiva que José Tomás desató este sábado en su primera corrida de toros en España. Al otro lado del hilo telefónico, Toño Matilla, uno de los empresarios de Gestión de Espectáculos Universales (Casa Matilla-Choperita) reconoce a TRIBUNA que ha habido “tibias conversaciones” para que el de Galapagar pueda estar en la feria septembrina de Valladolid.

 

“Aún es muy pronto y no se puede hablar de nada”, sentencia Matilla, quien ya han comenzado a trabajar en la elaboración de una feria taurina de Nuestra Señora de San Lorenzo “lo más fuerte posible”, según explica el empresario.

 

Después de que por primera vez en más de veinte años, Valladolid se quede sin toros en San Pedro Regalado (patrón de la ciudad y de los toreros) como consecuencia de la retirada de la subvención municipal (150.000 euros), la mercantil que rige el destino del Coso de Zorrilla quiere conformar un serial lo más atractivo posible, que podría ser semejante al del pasado año con las principales figuras del escalafón y algunos de los toreros que han irrumpido con fuerza.

 

El revuelo José Tomás sin duda que haría que el número de abonos pudiera dispararse y la corrida convertirse en uno de los acontecimiento del año, como lo ocurrido este domingo en Jérez donde se colgó el cartel de no hay billetes no solo en la plaza de toros, sino también en hoteles y restaurantes. Incluso se habla de que la reventa hizo su agosto con barreras a más de 2.000 euros.

 

José Tomás no acude a Valladolid desde aquella cuarta de feria del año 2011 en el que se acarteló con los locales Manolo Sánchez, que se despedía de su plaza, y Leandro, a la postre triunfador del festejo. Ya en aquella ocasión se habló de que el caché del madrileño pudiera haber superado los 300.000 euros. El de Galapagar ha dejado grandes tardes para el recuerdo en Valladolid. ¿Se repetirá este septiembre?