Todo el casco histórico será peatonal

Se irá completando por fases. Las primeras calles en adaptarse, desde el lunes, serán Palominos, Serranos, Rector Lucena, Rector Tovar y parte de la Plaza de los Bandos

La ciudad de Salamanca irá peatonalizando paulatinamente a lo largo de los próximos años todo el centro histórico de la ciudad, tal y como ha anunciado este viernes el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco.

La primera medida, como proyecto piloto, se hará de manera inmediata. Este lunes, 25 de junio, ya se cortará al tráfico el paso de vehículos desde la Plaza de los Bandos hasta las calles Rector Lucena y Rector Tovar, y también las calles Palominos y Serranos.

El primer edil ha presentado el nuevo Plan de Movilidad Urbana Sostenible que pretende “hacer de Salamanca una ciudad para las personas, una ciudad sostenible en la que las personas puedan moverse y vivir su día a día con más facilidad, más seguridad, más eficiencia, más aire puro y más tranquilidad”.

Según ha apuntado se trata de aumentar la utilización del transporte público, facilitar los desplazamientos de peatones y ciclistas, fomentar un uso racional y sostenible del automóvil, reducir el tiempo de desplazamiento, bajar la accidentalidad y la siniestralidad, y aminorar el consumo energético y las emisiones de gases contaminantes.

Este Plan, que ha sido elaborado con la colaboración del Ente Regional de la Energía, contiene una serie de recomendaciones para “facilitar la movilidad en Salamanca”.

Estas propuestas “deben concebirse como una hoja de ruta, como orientaciones que guiarán las actuaciones del Gobierno municipal durante los próximos años, condicionadas, claro está, a las disponibilidades presupuestarias”.

Acerca de la estructura del Plan, las actuaciones se recogen en varios Planes sectoriales: sobre la movilidad peatonal, la movilidad ciclista, el viario, el aparcamiento, el transporte público y la movilidad turística.

MEDIDAS A SEGUIR

Sobre la movilidad peatonal, para facilitar los tránsitos a pie, se prevé una implantación progresiva de la peatonalización en el casco histórico, entre Gran Vía, Paseo de Carmelitas, avenida de Mirat y Rector Esperabé, en varias fases. Se trata de 25 kilómetros de nuevas calles peatonales en el casco, más del doble de la longitud peatonal actual de 11,5 kilómetros.

La peatonalización es una medida destinada a la protección de la ciudad, a la conservación del casco histórico, Patrimonio de la Humanidad, y a “devolver a la ciudad a su estado original”.

Según ha destacado Fernández Mañueco, es una medida que, además, “facilita la prosperidad de la ciudad por medio del turismo, el comercio y la hostelería, importantes fuentes económicas para Salamanca”.

Y es, también, una medida compatible con las necesidades cotidianas de movilidad de los residentes y de los profesionales, como taxistas o los transportistas de reparto y suministro.

Como excepción en el Casco Histórico, se mantendrá el acceso, por la Vaguada de la Palma, la Cuesta de Oviedo y la calle Balmes, al Palacio de Congresos, el aparcamiento de la Universidad y el Punto de Encuentro de Visitantes.

Los accesos a calles peatonales estarán dotados de cámaras de lectura de matrículas de manera que en caso de realizarse un recorrido no autorizado se pueda sancionar automáticamente al vehículo infractor.

CICLISTAS

Sobre la movilidad ciclista, con el fin de facilitar y fomentar el tránsito en bicicleta, se ampliará la red de carril bici. Además, aumentará el número de bases del sistema de préstamo de bicicletas en distintos barrios de la ciudad. La previsión es de 11 nuevas bases.

La red específicamente ciclista sumará más de 48 kilómetros, multiplicándose por 2,5 la longitud actualmente existente, a la que se añadiría toda el área central de coexistencia.

En las calles peatonales se marcará una excepción: en las calles más concurridas como la Plaza Mayor y las calles Toro, Zamora y Rúa Mayor se prohíbe la circulación de bicicletas. También se contemplan las posibles conexiones en carril bici con municipios del alfoz.

VIARIO

Sobre el viario, el objetivo es reducir el impacto que produce el tráfico de vehículos en el centro de la ciudad. Entre las propuestas se encuentra la reordenación de la Plaza de España, de forma “inmediata”.

En plazos más largos, las glorietas de Leonardo Da Vinci y del Tratado de Tordesillas, y una nueva glorieta en el cruce entre Padre Ignacio Ellacuría y Doctor Ramos del Manzano, o restricciones al tráfico en el puente Enrique Estevan, entre otras.

Sobre el aparcamiento: Para ofrecer plazas de rotación en el centro y su entorno, y para compensar la eliminación de plazas en las nuevas calles peatonales, se prevé la construcción de aparcamientos subterráneos.

Por un lado, se señalan como posibles ubicaciones de aparcamientos públicos la plaza de San Cristóbal; las plazas del Bretón y San Román, conjuntamente; La Alamedilla, la avenida de Mirat, y el barrio de San Antonio.

Por otro, se propone como aparcamientos en principio solo para residentes el actual colegio Victoria de Adrados y Garrido. La peatonalización de calles y la reordenación del tráfico obligará también a una reordenación de las zonas reguladas por la ORA.

TRANSPORTE PÚBLICO y TURISMO

Sobre el transporte público, entre las propuestas que plantea el plan, están las dirigidas a la mejora del funcionamiento del transporte urbano. También se prevén carriles reservados para el transporte público en distintas vías.

Por último, sobre la movilidad turística, el Punto de Encuentro de Turistas se ubicará en la calle Balmes. Los autobuses dejarán y recogerán a sus pasajeros a lo largo de la acera derecha de esta calle en dirección Norte. Accederán y saldrán a través de la Vaguada de la Palma y la Cuesta de Oviedo.