'Tirón de orejas' al Ayuntamiento por el agujero de 4,5 millones de euros en las piscinas municipales

El alcalde en la presentación del proyecto para la piscina de San José.

El interventor recrimina al equipo de Gobierno en un informe interno que "no ha actuado con la diligencia debida" y que no vigiló que la anterior concesionaria hiciera el mantenimiento al que estaba obligada. El resultado: habrá que pagar 4,5 millones en obras. El PSOE exige que se reclamen y responsabilidades políticas y a la empresa, que pague.

El cambio de empresa responsable de las piscinas municipales ha venido acompañado de una importante polémica y de una abultada factura. El motivo es que la empresa que había venido gestionando durante los últimos tres lustros estas instalaciones, Eulen, no habría llevado a cabo el mantenimiento programado al que estaba obligada. El resultado, una larga lista de deficiencias que obligarían a licitar las obras por más de 6,6 millones de euros para repararlas.

 

Esta situación, descubierta cuando se iniciaron los trámites para el cambio de la empresa concesionaria, ha obligado a variar los términos del contrato y, a la postre, le puede costar más de 4,5 de euros al Ayuntamiento o, lo que es lo mismo, a los salmantinos ya que la nueva concesionaria se hará cargo de poco más de 2 millones. Pero podría haberse evitado de haberse cumplido con el control necesario del contrato y se hubiera obligado a la anterior concesionaria a dejar las piscinas en perfecto estado como marca el contrato.

 

"El Ayuntamiento de Salamanca no ha actuado con la diligencia debida", dice el informe interno

 

Eso es lo que se deriva de un informe interno del interventor al que TRIBUNA ha tenido acceso y que pone de manifiesto la postura del Ayuntamiento de Salamanca: que la empresa no ha hecho el mantenimiento al que estaba obligado. Pero que también señala la responsabilidad del equipo de Gobierno. Según sus conclusiones, "el Ayuntamiento de Salamanca no ha actuado con la diligencia debida" porque "la labor 'in vigilando' el anterior contrato de gestión de las piscinas municipales, no ha sido todo lo correcto que debiera".

 

Esta falta de vigilancia ha permitido que la anterior concesionaria, una empresa con una larga trayectoria de relaciones contractuales con el Ayuntamiento y que gestionaba las piscinas desde 1999, llevara a cabo una labor mantenimiento que "como mínimo, ha sido defectuosa", califica el informe. Situación que ha salido a la luz justo ahora que ha expirado el contrato y la anterior concesionaria ha dejado de ocuparse de las piscinas.

 

El informe también recoge las tesis que ha puesto sobre la mesa el grupo socialista en el último pleno y en comisiones anteriores, que no es otra que la obligación de reclamar esas cantidades a Eulen. Además, el PSOE pide también las pertinentes responsabilidades políticas al equipo de Gobierno por no haber hecho esa labor de control que ha generado un agujero que, de momento, costará 4,5 millones de euros salvo que prospere la reclamación a la anterior concesionaria.