¿Tienes el síndorme del intestino irritable? Consejos para una vida mejor

Colon irritable detail

Se trata de una patología que afecta a la vida diaria, al trabajo y resta mucha calidad de vida de los que lo sufre y, por desgracia, no tiene cura.

El síndrome del intestino irritable puede ser muy debilitante, si no casi paralizante, y afectar al trabajo, el sueño y las relaciones personales y familiares. La mayoría de los tratamientos se basan en un principio en medicamentos que suelen ser caros, por lo general ineficaces y con frecuencia causan efectos secundarios no deseados. Y, por desgracia, no hay una cura.

 

Un cambio en la dieta puede mejorar la vida de las personas diagnosticadas con un problema intestinal común pero difícil de tratar. Así concluye una investigación del Sistema de Salud de la Universidad de Michigan, en Estados Unidos, presentada en la Semana de Enfermedades Digestivas, que estudió en Estados Unidos el resultado de seguir una dieta cuidadosamente controlada para mejorar los síntomas y la calidad de vida para las personas con síndrome de colon o intestinto irritable (SII).

 

"Ésta es la única prueba metódica rigurosa clínica para demostrar que la terapia basada en la dieta no sólo puede mejorar los síntomas sino también la calidad de vida en pacientes con SII", dice la profesora de clínica auxiliar y gastroenteróloga de la Universidad de Michigan Shanti Eswaran, que investiga el papel de la dieta y la comida en las enfermedades funcionales del intestino, como el SII.

 

Muchos médicos y pacientes han recurrido a la dieta como un posible tratamiento, pero muchas de las recomendaciones dietéticas no han sido respaldadas por estudios clínicos. Este estudio midió el grado de alivio de una dieta baja en FODMAP, una dieta recomendada con frecuencia que significa la reducción de oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables. Así, esta dieta excluye muchos compuestos que se encuentran en el trigo, algunas frutas y verduras, el ajo, las cebollas y los sustitutos del azúcar.

 

REDUCCIÓN DEL DOLOR ABODMINAL, ENTRE LOS BENEFICIOS

 

Durante un proceso de seis semanas, dietistas formaron y siguieron a más de 90 pacientes con SII. Aproximadamente, la mitad siguió una dieta prescrita baja en FODMAP y la otra mitad fue como grupo de control, con un régimen de sentido común, con reducción de las comidas abundantes, los atracones e irritantes conocidos, como la cafeína y el alcohol. Más del 50 por ciento de los pacientes en la dieta baja de FODMAP registró una gran mejora de su dolor abdominal en comparación con el 20 por ciento del grupo de control.

 

También había una mayor mejoría de otros síntomas molestos frente al grupo control: hinchazón, diarrea e incontinencia fecal. A las cuatro semanas, la proporción de pacientes con SII con una mejora significativa en la calidad de vida fue significativamente mayor en el grupo de dieta baja en FODMAP en comparación con el grupo de control: 61 por ciento frente a 27 por ciento.

 

Aunque los resultados son muy alentadores para los pacientes con SII, hay algunas advertencias importantes, dice Eswaran. Debido a las muchas incógnitas acerca de las causas químicas y los factores desencadenantes del síndrome de intestino irritable, la lista de alimentos "malos" es exhaustiva y difícil de alcanzar y es muy recomendable la ayuda de un nutricionista.

 

"La dieta baje en FODMAP no es un tratamiento nuevo, pero estamos convencidos de que realmente funciona -dice esta experta--. Nuestro próximo paso será determinar con mayor precisión la química subyacente de cómo y por qué ciertos alimentos pueden producir resultados dramáticamente diferentes para personas distintas. Mientras tanto, se recomienda encarecidamente que los pacientes con SII trabajen con su médico y un dietista para navegar por la dieta baja en FODMAP para controlar los síntomas de SII".

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: