¿Tienes cien 'pelas' en casa? Adivina qué puedes comprar

Una tienda de Madrid pondrá a la venta 100 modelos exclusivos de su colección Kelme K GENERATION y sólo se podrá pagar con dinero de aquella época: con pesetas. Será los días 18 y 19 de diciembre.

Kelme, la marca española de calzado y ropa deportiva, vuelve a sus orígenes y durante el viernes 18 y sábado 19 de diciembre pondrá a la venta 100 modelos exclusivos de su colección Kelme K GENERATION y sólo se podrá pagar con dinero de aquella época: con pesetas.

 

Los modelos estarán disponibles durante dos días en una pop up store en el centro de Madrid, y se podrán adquirir por sólo 100 pesetas cada uno. Los cien primeros clientes que se presenten en la tienda con cien pesetas podrán llevarse uno de los modelos. La tienda, ubicada en la calle San Lorenzo número once de Madrid, estará abierta de 10h a 21 h ininterrumpidamente.

 

Con esta iniciativa la firma pretende dar una nueva oportunidad a las antiguas pesetas ya que el plazo de cambio de estas monedas finaliza en el año 2020. Según el Banco de España, a fecha de febrero de 2015, "todavía faltan por cambiar 1.661 millones de euros en pesetas, el equivalente a 276.367 millones de pesetas, de los que 858 millones de euros (142.759,19 millones de pesetas) se guardan en billetes, y 803 millones (133.607 millones) en monedas".

 

Bajo el lema "Vuelve la marca que nunca se fue", Kelme convertirá el espacio de venta de 76m2 en la habitación de un adolescente de los años 80-90 con elementos que actualmente se consideran de culto para las generaciones actuales, como por ejemplo: pósteres de películas antiguas, relojes digitales, casetes con auriculares, vinilos, cónsolas, entre otros.

 

El objetivo de Kelme con esta acción es crear un puente de unión entre dos generaciones: los padres, que sí conocieron la marca, y sus hijos de entre 18 y 25 años. Por eso, la mejor forma de hacerlo es a través de algo que hoy en día une las dos generaciones: el mundo retro. Con esta acción se pretende que los hijos vuelvan a pedir a sus padres 'que le presten 100 pesetas".