Terciado: el delfín de Díaz Ferrán que ha conservado su puesto con la llegada de Rosell

Jesús Terciado y Díaz Ferrán, juntos tras la elección del abulense como presidente de Cepyme.

Jesús Terciado se enfrenta a las elecciones en Cepyme sin su gran valedor, Gerardo Díaz Ferrán, que le aupó al puesto meses antes de estallar el escándalo de Marsans. Una situación que no le ha impedido mantenerse en la CEOE con el nuevo presidente.

El escándalo de los pagos que Cepyme habría hecho a dos empresas titularidad de Jesús Terciado siendo este presidente de la patronal de las pymes ha saltado cuando faltan pocos meses para las elecciones en la organización. Algo que va a dificultar que repita porque, además, no va a contar con su gran valedor entonces: Gerardo Díaz Ferrán.

 

Terciado llegó al cargo en junio de 2010 tras imponerse en las elecciones al anterior presidente, Jesús Bárcenas, que se oponía a la entrada de Gerardo Díaz Ferrán en la patronal CEOE. Terciado era precisamente el candidato de Díaz Ferrán para la organización de las pymes, y no lo ocultó en ningún momento en sus declaraciones públicas, ni antes ni después de ganar los comicios.

 

Para entonces, las empresas de Díaz Ferrán ya atravesaban por importantes dificultades y una parte de la directiva de CEOE llegó a plantear su sustitución al frente de la patronal española por este motivo. La disolución de la sociedad Seguros Mercurio, los problemas de Air Comet y de Viajes Marsans pusieron en apuros a Díaz Ferrán, hasta el punto de que varios miembros de la junta directiva le llegaron a pedir explicaciones y le pidieron que solucionara cuanto antes los problemas de sus empresas. Sin embargo, todavía estaba por llegar todo el escándalo que puso al descubierto la gestión de Díaz Ferrán en sus empresas y que acabaría con su entrada en prisión, entre otros delitos, por el vaciamiento del grupo Marsans.

 

Todo ello se estaba ya fraguando cuando Díaz Ferrán puso toda la maquinaria de CEOE a favor de la candidatura de Terciado, su apuesta para Cepyme, con el objetivo de que el empresario abulense se hiciera con la presidencia y obtener el control de la patronal de las pequeñas y medianas empresas, un buen puñado de votos en los órganos internos. Díaz Ferrán fue una de las primeras personas que felicitó a Terciado, que además ocuparía una de las vicepresidencias de la patronal al ser presidente de las pymes con lo que reforzaba la directiva de Díaz Ferrán y su poder en la patronal española.

 

En diciembre de 2010, Díaz Ferrán tenía que dejar la presidencia de la CEOE seis meses después de aupar a Terciado. Sin embargo, el empresario abulense ha conservado su puesto en Cepyme y la directiva de la patronal con la llegada de Joan Rosell a la presidencia de CEOE para resolver la crisis abierta por el caso Díaz Ferrán. Y a pesar de que, tras abrirse las sospechas sobre su gestión en Cecale, dimitió alegando motivos de salud y personales para dejar la patronal castellana y leonesa. No obstante, ha contado con el voto de Rosell para seguir al frente de Cepyme.