Tercera jornada de encierro en el centro de salud de Barruecopardo

Un centenar de vecinos volvió a tomar pacíficamente el consultorio

Alrededor de un centenar de vecinos y simpatizantes de la protesta contra la medida de la Junta de Castilla y León de cerrar las urgencias nocturnas en Villarino y Barruecopardo se dieron cita ayer por tercer día consecutivo en el centro de salud de este último municipio ribereño.

Los vecinos volvieron de nuevo a manifestar su negativa a la medida de manera pacífica, con la ocupación del centro a partir de las diez de la noche, hora en la que los sanitarios deben concluir su jornada, según la decisión de la Consejería de Sanidad. De nuevo volvieron a manifestarse 'afectados' por diferentes dolencias para impedir que los profesionales médicos cerraran la consulta. Y una noche más consiguieron su propósito.

Representantes de los vecinos explicaron a TRIBUNA su satisfacción "porque un día más ha imperado la tranquilidad. No queríamos que se repitiesen momentos como los vividos ayer", aseguraron, en referencia a la tensión vivida cuando la Guardia Civil tuvo que intervenir para facilitar que un ATS y un médico abandonaran el pueblo en su coche.