“Tengo claro que si no estoy al 100% no volveré a jugar al fútbol”

Koeman, en el momento de su lesión contra el Athletic B el pasado 5 de abril (Chema Díez)

El jugador salmantino, Koeman, se lesionó el pasado 5 de abril con una rotura del cruzado aunque su dolencia se agravó y tuvo que ser sometido a un injerto en el cartílago.

David Rodríguez Encinas lleva casi nueve meses lesionado desde que el 5 de abril de 2012 se rompiese el cruzado frente al Athletic B en un movimiento en el que la rodilla dijo basta, dando al traste con una buena temporada del salmantino en el Guijuelo entonces dirigido por Imanol Idiakez.

 

Pero la lesión se le complicó a Koeman ya que le tuvieron que intervenir varias veces para hacerle un injerto en el cartílago de la rodilla, hecho que le ha dejado seis meses en una silla de ruedas más otros tres que lleva en muletas, retrasando mucho su recuperación.

 

“La verdad es que está siendo muy duro todo porque son muchos meses sin poder caminar y casi ni salir a la calle y con dificultades para hacer las cosas y mucha rutina. Ahora ya con las muletas me manejo mejor y puedo hacer más cosas pero sé que el año futbolístico ya lo he perdido”, destaca Koeman.

 

Por ello, el jugador quiere recuperarse lo antes posible para jugar al fútbol aunque este proceso le lleve más de un año. “El doctor me dijo que si esta lesión la hubiera tenido hace unos años no hubiera tenido opción de recuperarme pero ahora, con el injerto, hay que ver su evolución. Todo va bien pero tengo claro que existe un riesgo de no poder volver a jugar al fútbol y si no estoy al 100% no volveré pero quiero luchar hasta el final”, reconoce Koeman.

 

Además, el futbolista salmantino señala que para estar bien en menos tiempo, “me dieron la opción de colocarme una prótesis y a lo mejor en diez año tendría que volver a pasar por lo mismo y no estoy dispuesto, además de dejar el fútbol, y por eso quiero agotar todos los plazos aunque esté siendo muy duro”, apunta.

 

También reconoce que es “duro” saber que hay algún equipo que se “interesa por cómo estoy y no poder jugar, porque aunque sigo viendo mucho fútbol, quiero ser partícipe desde dentro y lo echo mucho de menos, pero tengo que tener la cabeza fría y poner todo mi empeño en volver a jugar”.

 

Koeman, según lo hablado con los doctores que le tratan, barrunta que le quedan otros seis meses de recuperación porque aún no puede apoyar más que un porcentaje de su peso corporal en la pierna mala, aunque serán los plazos y las revisiones las que marcarán su recuperación aunque el fútbol está seguro de que le volverá a ver en los terrenos de juego en la próxima temporada.

 

“Es mi deseo, mi ilusión pero ahora no quiero precipitarme, pero también quiero tener calidad de vida el día de mañana y si no estoy al 100% porque así lo dicen los doctores no volveré a jugar al fútbol”, concluye.