Tan tradicional como el turrón

COMO CADA NAVIDAD. Con casi tres décadas de vida, la San Silvestre salmantina es la prueba deportiva más popular de estas fechas.
TERESA SÁNCHEZ
La San Silvestre salmantina alcanza hoy su vigesimoséptima edición pletórica de salud, en busca de las tres décadas de vida con más energía que nunca y convertida en la prueba deportiva más reconocida de estas fechas. Popular porque su participación está abierta a todo el mundo y aumenta cada mes de diciembre, pero también porque cada año crece en prestigio entre los atletas dispuestos a intentar el triunfo y que la apuntan en sus respectivos calendarios como una de las citas importantes del año.

Un año más el número de participantes se ha disparado y hoy se batirá un nuevo récord porque los 4.444 dorsales dispuestos por la organización se acabaron ya hace unos días –hay que recordar que en la XXVI edición fueron 3.900 los que se repartieron–. Miles de atletas que, como cada año, retarán al frío mañanero de diciembre y se empezarán a dar cita desde primera hora en el paseo San Antonio, donde estarán situadas la salida y la llegada de las diferentes carreras.

Los recorridos serán idénticos a los de la San Silvestre de 2009. Cuatro en total para dar cabida a las diferentes categorías, con los más pequeños como los elegidos para dar el pistoletazo de salida en la carrera A, que está programada para las 11.30 horas. Posteriormente se disputaran las pruebas B y C, para a las 12.30 dar la salida a la prueba absoluta. Un recorrido, el D, que con los cambios sufridos en los dos últimos años como el paso por la Plaza Mayor o la subida de la calle Ramón y Cajal, ha recibido multitud de elogios y que estrechan más, si cabe, los vínculos entre esta prueba y la ciudad de Salamanca puesto que son muchos los lugares emblemáticos por los que transcurre.

Pese a que para la mayoría es una oportunidad para pasárselo bien con el principal reto de conseguir cubrir los 8.400 metros de carrera, hay unos pocos que parten con el objetivo de ganar y esa nómina de favoritos se presenta este año algo más abierta que en pasadas ediciones. Es cierto que en la carrera femenina la presencia de Malita Assaha, vencedora de las dos últimas ediciones, la sitúan como gran favorita con permiso de alguna otra atleta de origen africano. Sin embargo en la carrera masculina las opciones se abren mucho más. El gran dominador de los últimos años, el salmantino Rafa Iglesias, tomará la salida pero después de participar el mes pasado en una maratón, su momento de forma no le permite partir con el objetivo de ganar y lo hará, según ha dicho él mismo, por el gusto de participar al lado de sus colegas. Sin él en liza –al menos en principio–, de la impresionante nómina de atletas africanos que han confirmado su asistencia puede salir el vencedor absoluto de este año.