Talento y competitividad, armas de Croacia para emular a su generación de oro

Luka Modric

La selección de Croacia se presentará en la Eurocopa de Francia como una de las aspirantes a llegar lejos sin contar en las apuestas, avalada por el talento que rodea a su plantilla, principalmente en el centro del campo, y la competitividad que atesora siempre.

 

FICHA TÉCNICA.

-Participaciones en Eurocopas: Cinco (1996, 2004, 2008, 2012 y 2016).

-Títulos: Ninguno.

-Mejor resultado: Cuartos de final (1996 y 2008).

-Palmarés: Tercera del Mundial de 1998.

-Cómo se clasificó: Segunda del Grupo H.
 

Los croatas, un combinado 'joven', no ha logrado nunca brillar realmente en las competiciones continentales, topándose en dos ocasiones en el 'muro' de los cuartos de final, en 1996 ante Alemania, y en 2008, contra Turquía, en un partido que parecía tener ganado y que perdió en los penaltis.

Esa derrota impidió a Croacia igualar lo que su mejor generación de jugadores había hecho diez años antes en un Mundial. Los Suker, Boban, Prosinecki y Jarni tuvieron contra las cuerdas a la anfitriona Francia antes de perder y terminar tercera, el mejor resultado en un gran torneo internacional para un equipo nacido a mediados de los 90.

El fútbol croata no desarrolla ahora tanto talento con facilidad, pero aún tiene a futbolistas titulares en algunos de los mejores equipos del mundo y su carácter competitivo sigue intacto, lo que la convierte en un rival peligroso, aunque sus dos últimas experiencias en grandes citas no han sido excesivamente positivas con sendas eliminaciones en la primera ronda en la Eurocopa de Ucrania y Polonia y en el Mundial de Brasil, experiencias que deben reforzar a un grupo que sufrió para sacar el billete directo.

Croacia quedó segunda del Grupo H de la fase de clasificación, sólo superada por Italia, contra la que no perdió en ninguno de sus dos enfrentamientos, saldadas con sendos empates a un gol, pero la UEFA le quitó uno de esos puntos contra la 'Azzurra' por comportamiento racista de sus aficionados.

De hecho, únicamente perdió un partido, en Oslo contra Noruega, revés precedido de un empate sin goles ante la modesta Azerbaiyán que provocó que Davor Suker, ahora presidente de la federación, prescindiese de Niko Kovac como seleccionador para poner a Ante Cacic, que fue el que certificó la clasificación directa para Francia con dos victorias finales y la derrota de los noruegos ante Italia.

Cacic y su mano de hierro dirigen un equipo rocoso y de buen físico, con una defensa donde Corluka (Lokomotiv) es el 'jefe' en el centro y el veterano Srna (Shakhtar), peligroso a balón parado, es el dueño aún de la banda derecha. Sin embargo, su seleccionador no ha perdonado una indisciplina y ha dejado fuera al otro central titular, el 'red' Lovren.

Es el centro del campo donde reside el mayor talento de los balcánicos, refrendado en el madridista Luka Modric y el azulgrana Ivan Rakitic, bien respaldados por un Kovacic poco usado en el Real Madrid y más joven. Arriba, aparece otro futbolista de primer nivel como Mario Mandzukic, llamado a ser el goleador por sus condiciones de '9' de área duro y capaz de pelearse con todas las defensas.

En definitiva, buenos mimbres para aspirar a secundar en el grupo a la campeona España, a la que ya creó muchos problemas hace cuatro años, aunque tendrá una dura resistencia en Turquía y la República Checa.

MODRIC Y RAKITIC, LA PAREJA QUE MANEJA LA MAQUINARIA

Luka Modric e Ivan Rakitic se reparten la condición de figura de Croacia. El madridista ha firmado otra buena temporada en el Real Madrid, al que llegó tras la Eurocopa de 2012 y tras un trabajado traspaso con el Tottenham.

No pudo brillar y le costó adaptarse al club blanco y a José Mourinho, pero tras esa campaña, la llegada de Carlo Ancelotti despertó todas las cualidades de un futbolista al que se le compara con el fallecido Johan Cruyff por su parecido físico.

Modric, ya con mucha experiencia internacional a sus espaldas, ofrece su excepcional visión de juego y calidad técnica al servicio de su equipo nacional. A ello se le añade su buen disparo desde lejos, en ocasiones poco visto con la camiseta madridista con la que ha ganado su segunda Liga de Campeones.

Rakitic, por su parte, ha vivido un segundo año de consagración en el FC Barcelona, club que le fichó por su gran rendimiento en el Sevilla, donde fue indiscutible, como este año a las órdenes de Luis Enrique, que ha aprovechado al máximo las condiciones del centrocampista.

Al igual que Modric, posee un disparo de mucha calidad, pero además no va mal de cabeza y tiene un mayor dote goleador como demuestran sus cifras de este año con el conjunto catalán, en el que ha sido el mejor goleador tras la voraz 'MSN'.

CACIC, MANO DE HIERRO.

Croacia está dirigida desde el banquillo por un veterano como Ante Cacic, técnico a punto de cumplir los 63 años y que afronta al frente del equipo nacional probablemente su mayor reto profesional. Elegido por Davor Suker como relevo de Niko Kovac, de momento cumplió con el billete para la Eurocopa, pero ahora debe mostrar si su mano de hierro lleva a la selección lo más lejos posible.

Futbolista modesto y sin apenas currículo, sus más de 30 años en el fútbol de Croacia no le dan un gran palmarés. Lejos de su país, fue ayudante del seleccionador de Libia y lideró al combinado africano a ser bronce en los Juegos del Mediterráneo de Almería 2005.

De momento, esta apuesta de Suker hasta 2018, ha insistido en advertir a todos sus jugadores que se acabaron los privilegios que puedan dar el número de internacionalidades y que nadie tendrá garantizado su puesto sino es por el rendimiento y por el trabajo.