Tacita a tacita no se llega

SIGUE SIN GANAR. La UDSsuma un punto en Balaídos pero la victoria se resiste desde hace ya casi dos meses.
Teresa Sánchez

Al final el Celta demostró el porque de esos números pero también la UDS se quedó a medio camino de su objetivo porque si bien controló más o menos bien los empellones de su adversario, no encontró demasiadas vías para encarar la portería contraria y ese control del balón que pretende su nuevo técnico sólo lo pudo lograr en momentos puntuales del segundo tiempo y algo más en la primera mitad.

Sito no sorprendió en su planteamiento inicial, repitiendo el mismo once que alineó el pasado domingo. Sí lo hizo Eusebio que revolucionó su once dejando en el banquillo a futbolistas del peso de Trashorras, normalmente guía futbolística del conjunto celtiña. Sin el gallego en el campo parecía que el control en la zona de medular podía estar más repartido, aunque la salida local hizo temer lo contrario. Los celestes pisaron el campo con ganas y pronto se acercaron a la portería defendida por Biel Ribas, primero con un disparo de López Garai que detuvo el guardameta y después con un lanzamiento similar que se marchó fuera.

El Salamanca trató de sacudirse el dominio y puso a prueba a Falcón al cuarto de hora. Lo hizo Salva Sevilla en una falta escorada que botó y sorprendió al guardameta, que detuvo el balón tan ajustado bajo palos que alguno de los jugadores blanquinegros reclamó gol. Poco después fue Hugo el que se prestó a poner un balón parado hacia el área local. El centro medido fue rematado entre Murillo y Linares, pero el colegiado apreció fuera de juego y anuló la acción.

A partir de ese momento las llegadas de ambos equipos escasearon. Por el Celta el único peligro llegaba en algunas acciones aisladas con Aspas y Michu intentando la acción personal y sin apenas ofrecer juego combinativo. Mientras la UDS cedía la iniciativa a su rival tratado de encontrar alguna salida efectiva al contraataque, pero sin fortuna.

La suerte del duelo pudo variar al poco de iniciarse la segunda mitad. Entonces un envío en largo fue aprovechado por Kike para plantarse en un mano a mano delante de Falcón. El portero salió con los pies por delante para intentar despejar el esférico y Kike trató de picar su disparo pero se le marchó alto. Falcón se llevó por delante al punta y en la UDS reclamaron penalti, pero el colegiado decretó saque de portería.

El aviso espabiló al Celta que también gozó de su oportunidad más clara de variar el empate a cero, merced a uno de sus jugadores más jóvenes, Joselú. El internacional sub 21 recibió un envío medido de López Garai y remató cruzado para intentar superar a Biel Ribas. Su lanzamiento iba muy ajustado y, por suerte, topó con el palo.

El duelo comenzaba a abrirse, las marcas ya no eran tan férreas y a 25 minutos para el final Sito Castro abortó una clarísima oportunidad de Abalo, que corría para plantarse en solitario ante Biel Ribas. Poco a poco, el choque se rompió. También Murillo se tenía que emplear para enviar a córner un centro que buscaba portería. El Celta dominaba el balón pero el Salamanca no renunciaba a salir hacia la portería local y Linares dispuso de otra buena ocasión, que repelió Falcón. Fue la última llegada de los charros que a partir de ese momento parecieron conformarse con el punto y se centraron en defenderlo. Suerte que Biel estuvo sobrio y evitó que Papadopoulus y Aspas acertaran con su portería justo antes de que el colegiado pitara el final. Un punto más pero tacita a tacita se hace difícil concretar un objetivo.