Tablas entre Atlético y Real Madrid en un derbi errático

Griezmann en el lanzamiento de penalti que detuvo Keylor Navas

Benzema y Vietto marcaron los goles en un partido que estuvo marcado por las imprecisiones. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

ATLÉTICO DE MADRID: Oblak; Juanfran, Giménez, Godín, Filipei Luis; Gabi, Tiago, Óliver Torres (Carrasco, min.46); Correa (Vietto, min.58), Fernando Torres (Jackson Martínez, min.64) y Griezmann.

 

REAL MADRID: Navas; Carvajal (Arbeloa, min.41), Ramos, Varane, Marcelo; Modric, Casemiro, Kroos, Isco (Bale, min.65); Cristiano Ronaldo y Benzema (Kovacic, min.76).

 

GOLES

   0-1, minuto 9. Benzema.

   1-1, minuto 83. Vietto.

 

ÁRBITRO: Undiano Mallenco (C:Navarro). Amonestó a Gabi (min.17) , Correa (min.39), Juanfran (min.60), Vietto (min.79), Griezmann (min.81) y Godín (min.88) por el Atlético; y a Ramos (min.21), Varane (min.59), Casemiro (min.60) y Arbeloa (min.89) por el Real Madrid.

 

ESTADIO: Vicente Calderón. 53.709 espectadores.

El Atlético de Madrid y el Real Madrid firmaron este domingo tablas (1-1) en el derbi de la capital disputado en el Vicente Calderón y marcado más por las imprecisiones de ambos equipos, que primaron por encima del buen juego y en el que los locales igualaron en el tramo final por medio de Luciano Vietto el tanto inicial de Karim Benzema.

 

No fue un derbi espectacular. Hubo tensión y emoción, por lo incierto del marcador, donde los de Rafa Benítez, discretos en la segunda parte, ofrecieron su versión de esta campaña basada en la 'pegada' y en el orden defensivo. Benzema, peleado con los partidos contra los colchoneros, ejecutó la mejor jugada ofensiva madridista, y luego Keylor Navas y Casemiro, fueron baluartes de mi equipo que tampoco evitaron irse sin los tres puntos de un feudo donde el año pasado ni había ganado ni marcado en cuatro visitas.

 

Los rojiblancos, por su parte, demostraron que no están en su mejor momento y salvaron 'in extremis' una semana que podría haber sido fatal en lo anímico. Se mantuvieron con opciones hasta el final y sacaron premio a una segunda parte en la que tuvieron más ambición con el gol de Vietto. Además, desperdiciaron un penalti en la primera mitad por medio de Griezmann, que se topó con el acierto de Keylor Navas.

 

De salida hubo sorpresa en el once visitante, donde Benítez no sólo sorprendió por dejar fuera a Gareth Bale, probablemente con menos ritmo para un choque de extrema intensidad e incluso calentando aparte antes del partido, sino por apostar por la figura de Casemiro en el centro del campo, en busca seguramente de reforzar el juego aéreo. Simeone apostó por los mismos que ante el Benfica, con el único cambio de Fernando Torres por Jackson Martínez.

 

Pero el mediocentro brasileño no sólo aportó contención, lo que facilitó que Kroos jugase más liberado en la faceta defensiva, porque también supo mover la pelota con facilidad. Desde esa premisa, el conjunto blanco aceptó el guión de dominar la posesión y movió de lado a su rival, incómodo de inicio. Y así llegó el 0-1, tras una larga jugada visitante que acabó en un preciso centro de Carvajal que cabeceó Benzema a la red.

 

El tanto debería haber hecho daño al Atlético, pero el equipo rojiblanco, pese a mantenerse impreciso como ante el Benfica a la hora de sacar la pelota, se agarró a Ángel Correa. El argentino, más adelantado que el pasado miércoles, fue un quebradero de cabeza en los primeros 25 minutos para la zaga madridista, y mostró todas sus cualidades con dos avisos serios que dieron vida a los suyos para meterse en el partido.

 

Los colchoneros incluso pudieron empatar tras un doble error de Sergio Ramos. Primero, el de Camas falló en la entrega y provocó un contragolpe que Fernando Torres, precipitado, no acertó porque se dejó el balón atrás, recuperado por el andaluz en su área, pero sin percatarse de la presencia de Correa que robó de nuevo para ser derribado por el exceso de ímpetu del defensa. Sin embargo, Keylor Navas adivinó la intención de Griezmann desde los once metros y mantuvo el 0-1.

 

El partido entró entonces en una fase sin dominador claro, donde los errores primaban por encima de los aciertos, lo que hacía que tanto el portero costarricense como Oblak viviesen con cierta tranquilidad. Un zurdazo desviado de Cristiano Ronaldo dentro del área y un lanzamiento lejano de falta del de Madeira fueron las únicas opciones algo claras en un tramo final de primera mitad que le dejó a Benítez la mala noticia de la lesión de Carvajal, sustituido por Arbeloa.

 

EL ATLÉTICO APRIETA

 

Simeone buscó soluciones en el descanso y la primera fue meter más pólvora por los lados con la entrada de Yannick Ferreira-Carrasco por un nuevamente desacertado Óliver Torres, cambiando a Griezmann a la banda de Arbeloa. El Real Madrid, por su parte, dio un paso atrás como en San Mamés y apeló a 'matar' a la contra.

 

Torres envió un disparo-centro que se paseó por el área pequeña de Navas sin que apareciese un rematador y el Atlético fue poco a poco haciéndose dueño del partido ante un rival que parecía agarrarse al orden liderado por Casemiro para hacer valer su ventaja, pero que vivía sus peores momentos con Kroos e Isco haciendo muchos metros. El omnipresente Casemiro sacaba un disparo de Godín dentró del área en los mejores minutos del conjunto rojiblanco, que se jugaba el todo por el todo ya con Vietto y Jackson Martínez en el campo por Correa y Torres.

 

Benítez, por su parte, optaba por la baza de Gareth Bale en lugar de Isco, un refuerzo de la apuesta por la contra con un 4-3-3 ya más definido. El Real Madrid no lograba enfriar el partido con la pelota, pero su rival perdía algo de fuelle y tampoco exigía demasiado a la zaga visitante.

 

Sin embargo, el Atlético encontró el premio a su mayor ambición. Jackson Martínez se escapó por la derecha y su pase de la muerte le llegó finalmente a Vietto para desatar la locura en un Calderón que llevó en volandas a los suyos en los minutos finales donde Navas volvió a aparecer para tapar con agilidad un buen disparo del colombiano. Al final, tablas que mantienen a los rojiblancos cerca de los dos favoritos y que evitan el liderato de los madridistas.