Suspendida la procesión del Cristo del Amor y de la Paz aunque los salmantinos pudieron ver los pasos

Los hermanos de la cofradía, ante los dos pasos, dispuestos para salir a la calle (Foto: T. Sánchez)
Ver album

La Hermandad aprovechó que dejó de llover unos minutos para sacar los dos pasos a la plaza situada ante la iglesia del Arrabal. Mínimo consuelo para los cofrades, muchos de los cuales rompieron en lágrimas al saber que la procesión no se podía celebrar. 

Casi tres cuartos de hora de espera. Muchos móviles en la mano dentro de la iglesia del Arrabal consultando todos los partes meteorológicos posibles pero ninguno dejaba buenas noticias. Pequeños claros pero las nubes cercando Salamanca y previsión de más del 95 por ciento de lluvia a partir de las 10 de la noche. 

 

La Junta Directiva, tras muchas deliberaciones, decidió que la procesión no podía celebrarse porque ni siquiera acortando el recorrido había una mínima garantía de poder esquivar la lluvia. Voz rota del hermano encargado de comunicar que la procesión no saldría y muchas lágrimas, sobre todo entre los más jóvenes miembros de la hermandad mientras el párroco intentaba consolar a todos con sus palabras.

 

Un consuelo que llegó de alguna forma cuando, aprovechando un claro, la Junta decidió que se iban a sacar los dos pasos a la plaza situada delante de la iglesia para que los muchos salmantinos que esperaban afuera, pudieran contemplarlos.

 

El Santísimo Cristo de la Liberación, obra anónima del siglo XVII cargada por 95 hermanos y María Nuestra Madre, obra de Hipólito Pérez Calvo de 1987 cargada por 120 mujeres al menos salieron a la calle.