Suman y siguen... las investigaciones del Centro del Cáncer

Investigadores de Salamanca avanzan en el estudio de una molécula que podría tener “un papel relevante” en la enfermedad de Crohn

Un grupo de investigación dirigido por el  doctor Felipe X. Pimentel-Muiños, del Centro de Investigación del Cáncer (CIC-IBMCC), ha desarrollado un estudio que analiza la molécula humana TMEM59 que “podría tener un papel relevante” en la enfermedad de Crohn.

 

Esta investigación y sus resultados  se ha publicado en la versión electrónica de la revista ‘The EMBO Journal ‘, según ha indicado el Centro de Investigación del Cáncer en la información facilitada.

 

 

Uno de los objetivos de la investigación básica es describir procesos biológicos implicados en el desarrollo o protección de determinadas enfermedades. En este sentido, el trabajo publicado por el grupo de investigación se ha centrado en la autofagia, que es un proceso degradativo utilizado por las células normales para destruir sus propios componentes intracelulares de una forma regulada.

 

Recientemente se ha visto que este proceso tiene implicaciones en “una amplia variedad de patologías”, incluyendo fenómenos inmunes, neurodegenerativos o incluso cáncer, puesto que se ha demostrado que alteraciones en la autofagia celular puede incrementar el riesgo de sufrir estas enfermedades, ha apuntado el CIC-IBMCC.

 

En esta publicación se describe que la molécula humana TMEM59, una proteína de membrana poco conocida, induce una forma “atípica” de autofagia que resulta en la destrucción de las vesículas intracelulares donde está presente esta molécula.

 

También se muestra que la ausencia de TMEM59 inhibe la reacción autofágica que la célula activa en respuesta a algunas infecciones bacterianas. De manera que el estudio publicado sugiere que la molécula podría tener” un papel más general en la defensa contra patógenos intracelulares”.

 

Además este trabajo describe el mecanismo molecular a través del cual se produce este efecto. Así, TMEM59 se une directamente a Atg16L1, una proteína central dentro del proceso autofágico, y lo hace a través de una estructura proteica nueva que “probablemente facilitará la identificación de otras moléculas con función parecida”.

 

Recientemente, tal y como ha apuntado el Centro de Investigación del Cáncer, con sede en Salamanca, otros grupos de investigación han descubierto que la proteína Atg16L1 está “frecuentemente alterada” en pacientes que sufren la enfermedad de Crohn, una patología genéticamente compleja que causa inflamación intestinal crónica e incrementa el riesgo de sufrir cáncer de colon.

 

Los resultados del grupo de investigación sugieren que TMEM59 podría tener un papel “relevante” en esta enfermedad y esta es una posibilidad que será específicamente estudiada en el laboratorio como continuación de este trabajo, ha añadido el CIC-IBMCC.