Su vida dos años después: Iglesias, 'desterrado' en Beleña; Ortiz, diputado 'in extremis'; IFESA, disuelta

Javier Iglesias, el día de la formación del Ayuntamiento de Beleña (Foto: Teresa Sánchez)

Los dos años que han pasado desde que se admitió a trámite la querella han cambiado de manera sustancial la situación de sus protagonistas. Iglesias ya no es alcalde de Ciudad Rodrigo, Ortiz ha cambiado de área, IFESA ya no existe...

En los dos años que han pasado desde que el juzgado admitió a trámite la querella del PSOE que terminó llevando a Javier Iglesias y al diputado Jesús María Ortiz ante el juez, la situación de los protagonistas de este proceso ha variado, más en unos casos que en otros, pero de manera sustancial. Esta es su situación, uno por uno.

 

 

JAVIER IGLESIAS. 'Desterrado' en Beleña

El presidente del PP de Salamanca llevaba algo más de dos años como presidente de la Diputación de Salamanca, a la que llegó en mayo de 2011 avalado por sus 20 años como alcalde de Ciudad Rodrigo. A día de hoy, y tras su paso por los juzgados, su situación es significativamente diferente. Acuciado por el caso IFESA, por la trama Diputación en la que está imputado su vicepresidente Carlos García Sierra, por la sombra de la supuesta financiación irregular del PP... Iglesias terminó por anunciar que no seguiría como alcalde de Ciudad Rodrigo, donde el PP ha acabado perdiendo la alcaldía, y se refugió en la pequeña localidad de Beleña. En medio de sospechas sobre el uso del voto de la residencia de mayores, logró su acta de concejal con los 69 votos que le sirvieron al PP para ganar las elecciones, que le han bastado para repetir como presidente de la Diputación.

 

 

JESÚS MARÍA ORTIZ. Diputado contra todo pronóstico

Cuando la denuncia removió los cimientos del PP salmantino, Ortiz era diputado de Ferias y, como tal, actuó en las contrataciones que le han acabado llevando ante el juez. Ha declarado por dos veces. Su situación procesal puso en duda su continuidad en el equipo de Gobierno de la Diputación y, según todos los indicios, fue uno de los últimos nombres que incorporó Javier Iglesias. Ahora es diputado de educación, deportes y escuela de tauromaquia, y sigue siendo alcalde de Barruecopardo.

 

 

IFESA. Disuelta en favor de Salamaq

La institución ferial había estado organizando la feria agropecuaria de septiembre durante décadas y era un instrumento para la colaboración entre instituciones: estaba integrada por Diputación, Ayuntamiento, Confaes, Cámara de Comercio, Caja Duero/CEISS y Cámara Agraria. Sin embargo, desde la llegada de Iglesias a la Diputación estuvo en el punto de mira. Tras protagonizar las contrataciones irregulares que están en el origen del caso, la Diputación decidió 'asfixiarla' en una estrategia que incluía sustituir la tradicional Agromaq, organizada desde IFESA, por una feria idéntica pero organizada en solitario por La Salina. El primer paso fue la decisión, impulsada por Iglesias y apoyada por Ayuntamiento, Caja Duero y Cámara Agraria, de no inscribir la feria para 2014. Se hizo un 19 de octubre, tres días después de la primera declaración de Iglesias en los juzgados.

 

TRABAJADORES DE IFESA. En la calle y sin cobrar

En su día, la plantilla estable de IFESA fue víctima de la ingerencia del equipo de Gobierno de la Diputación en el funcionamiento de la institución ferial. Uno de sus técnicos tuvo que declarar en el proceso. Sin embargo, lo peor estaba por llegar para ellos. Una vez la Diputación logró los apoyos suficientes para acabar con IFESA, la institución quedó en vía muerta, sin funciones y sin posibilidad de valerse de su actividad. Esto derivó en la falta de ingresos y en que los trabajadores acabaran siendo despedidos cuando se les debían seis nóminas.